Autoestima Femenina, Bienestar Femenino, Energía Femenina, Mujer Cíclica, sabiduría ancestral femenina, Sabiduría Menstrual

Un recordatorio

12795463_10207813053701050_5325439873581053936_n

“Ancestralmente se sabe que la naturaleza de nuestro Útero, la Luna y la Madre Tierra son las mismas, son cíclicas.

Si una Mujer hace conciencia de este conocimiento, es suficiente para tener acceso a un poder ilimitado.
Pero no hablamos del poder para dominar al mundo o someter a otros a su voluntad.
Más bien hablamos del poder para ser soberana de ella misma.
Hablamos del poder para gestar y parir su propia realidad, porque amorosa acepta el flujo natural de su ciclicidad.

El ciclo de la siembra, para enfocar una visión. (Menstruación-Luna Nueva-Invierno)
El ciclo de la maduración, para aterrizar esa visión. (Pre Ovulación-Luna Creciente-Primavera)
El ciclo de la cosecha, para recoger y celebrar los logros. (Ovulación-Luna Llena-Verano)
El ciclo de la recapitulación, para asentar lo experimentado y prepararse para una nueva siembra. (Pre Menstruación-Luna Menguante-Otoño)
Y así infinitamente hasta el final de los tiempos…

El día que cada Mujer comprenda desde su corazón esta sabiduría, comenzará a ser paciente y amorosa con ella misma.
Porque la naturaleza nunca se equivoca, ser Mujer es la forma exquisitamente humana, en que los ciclos de la vida se evidencian.

Ser Mujer es una bendición!!!”                                     

Ollin Mazatzin Emekauko

Ayer encontré este texto navegando por las redes sociales, lo guarde para compartirlo hoy con ustedes, pues me recordó el porqué hoy día me dedico a lo queme dedico profesionalmente y del corazón.

Conocer mi cualidad cíclica cambió mi vida, como muchas mujeres, me cargaba menstruar,a veces envidiaba a los hombres por no tener “la mancha” mes a mes.

Desde hace años, honro mi sa(n)grado menstrual, sé que es parte de un ciclo, soy consciente de los regalos que me brinda, las potencialidades que me trae (el ciclo ovárico en sí); si siento molestias o dolores en lugar de renegar ahora puedo parar y entender lo que mi cuerpo me está diciendo, darle cariño y tratarle con amor; si ando con humor de perros y no me aguanto ni yo, en lugar de “odiarme u odiar al mundo”, pongo atención, hay un mensaje importante en este estado de ánimo tan desafiante de transitar.

Una de las labores que realizo es Educación Menstrual, para que cada día más mujeres conozcamos nuestra naturaleza cíclica, las diferentes formas en que se puede manifestar y así nos podamos aceptar y amar.

Amor y aceptación de ti hacia ti

 

Bienestar Femenino, Mujer Cíclica, sabiduría ancestral femenina, Sabiduría Menstrual, sanación útero

La normalización del “Síndrome Premenstrual”

 

conocete mujer

“En occidente, los síntomas que se identifican con el comienzo del Agua Celestial (menstruación), como hinchazón, dismenorrea, ganas de llorar, etc., reciben el nombre de síndrome premenstrual (SPM). Nunca había oído hablar del SPM hasta que llegué a Canadá. Me sorprendía cuando me enteré de que las manifestaciones físicas y emocionales de los desequilibrios corporales habían sido etiquetadas como un síndrome y que se asociaban negativamente con el Agua Celestial. Al poner un nombre a estas expresiones de desarmonía, nuestro malestar, dolor y sufrimiento psicológico se podían abordar claramente -casi pasar por alto-, atribuyéndolos a nuestros síntomas SPM. Me quedó muy claro que en occidente, este momento tan significativo en la vida de una mujer se consideraba un estorbo y una fuente de malestar.”

Este es un extracto del libro que estoy leyendo, lo comparto con ustedes para que reflexionemos juntas.

Como escribe Xiaolna Zhao en este extracto, al poner un nombre a estas expresiones de nuestro cuerpo, se pasa por alto realmente el origen de todo ello: al definirlo, una parte de la psiquis “entiende” que está pasando y nos quedamos tranquilas tomando los medicamentos que nos han recetado y listo, drogadas de por vida (al menos la etapa fértil), silenciando lo que nuestro cuerpo nos quiere comunicar a través de estos malestares.

Sí, acallando el cuerpo; cuando hay algún tipo de desarmonía, cuando estamos viviendo de una forma poco amable para nosotras, ya sea con relaciones tóxicas (de pareja, laborales, familiares, sociales), hábitos de vida poco saludables, una vida impuesta …. introyectos ajenos, negando aspectos de nuestro ser, silenciando emociones y/o un importante etcétera, nuestro cuerpo nos lo comunica, no para que acallemos el síntoma, sino para brindarnos la oportunidad de escucharlo, entenderlo, hacer los cambios pertinentes, hacernos cargo y tomar la responsabilidad  (habilidad de responder) para  nuestro bienestar.

Mujeres, nos han hecho creer que menstruar es sucio, feo, malo, vergonzoso, que duele, que es normal días antes estar “insoportable”, que es normal tener coágulos, que los senos se inflamen…  deja que te diga que esto es todo una Gran Mentira, es tu cuerpo que quiere lo mejor para tí y te esta pidiendo tomar las riendas de tu vida.

Normalizando todo esto, han quitado importancia y banalizado todo lo que las mujeres vivimos, por ejemplo si nos quejamos es porque estamos premenstruales, somos unas histéricas o no nos han dado buen sexo, quitando importancia así a un malestar, una inconformidad con algún aspecto de nuestra vida y así nos tratan de mantener en ese mismo lugar de sumisión, donde nuestra voz no se escucha, bueno sí, a veces, cuando puede ser útil y productivo al resto.

Si tienes alguno de estos síntomas o cualquier otro que no haya nombrado, busca el acompañamiento terapéutico apropiado para ayudar a decodificar los mensajes de tu cuerpo y mejorar tu vida.

Con esto no quiero decir que no se tomen medicamentos, muchas veces son necesarios y nos ayudan en determinados momentos, pero por favor, hazte cargo de lo que tu cuerpo te dice, es una oportunidad para vivir en todo tu esplendor.

 

 

Autoestima Femenina, Energía Femenina, Mujer Cíclica, sabiduría ancestral femenina, Sabiduría Menstrual

Estoy menstruando y camino tranquila

Hace un rato comencé a escribir esta nota, la cual iba a tratar del tabú de la menstruación en la historia y como nos sigue influyendo hoy en el siglo XXI.

Mientras escribía la nota ha ido tomando vida propia y ha derivado de otra manera, aunque sigue reflejando tabúes que vienen de antaño, perpetuados hasta el día de hoy, y la importancia de conocer las cualidades de nuestro ciclo (esta esencia siento que la tiene).

En fin la vida es dinámica y no podemos controlarlo todo (aunque nos quieran hacer creer que sí) y precisamente ese es uno de los temas que tanto molesta al patriarcado (el cual trata de mantener una estructura lineal jerárquica y controladora), porque claro, la energía femenina (que habita  en cada persona nacida con útero y más sutil en quienes nacen sin útero) es cambiante, sorpresiva, inesperada, su constante es el cambio constante (uno de los motivos por los que nos han discriminado y maltratado).

Bueno ya me estoy yendo por las ramas nuevamente, eso sí estas ramas están llenas de frutos sabrosos, saberes que nos endulzan y nutren, a veces con toques ácidos e incluso agridulces, mas siempre nutritivos.

Otro día las comparto más, ahora comparto este.

Durante cientos o miles de años  el ciclo femenino ha generado desprecio y aversión, se le ha considerado sucio, vergonzoso, maligno, un castigo a la impura y pecaminosa mujer, símbolo de inferioridad de esta en la sociedad.

Hasta hoy día, mucha gente continua viendo la menstruación y a las mujeres como seres inferiores y desconfiables en nuestra “inestabilidad”, sólo tenemos que observar la publicidad (y recordar cierto chiste que me indigna) de toallas higiénicas (compresas), tampones y pastillas para el síndrome premenstrual, siguen fomentando que mantengamos oculto y en silencio este proceso, que nadie se enteré.

Recuerdo hace años, especialmente en la adolescencia y hasta hace relativamente poco, uno de mis mayores miedos cuando menstruaba, era mancharme la ropa y que todo el mundo lo supiera, me daba pánico pensar en que esto pudiera pasarme.

Vivimos en una sociedad acostumbrada a ver sangre, eso sí, solo sangre derramada por violencia, si se ve la sangre de la vida, esa sangre de los procesos naturales femeninos, entonces la gente se espanta, se indigna y avergüenza.

Desaprender casi todo lo aprendido durante mi infancia y adolescencia sobre la menstruación y ser mujer, ha sido una de las mejores cosas que me ha pasado en la vida, esto se ha dado gracias a las mujeres sabías que han ido apareciendo en mi vida (y a libros, cursos, talleres, formaciones, compartires…) que me han acompañado a descubrir los dones que tiene cada parte del ciclo ovárico, ayudándome a aceptar mi condición femenina como una condición Sagrada, sintiendo que es un gran regalo, aceptando que soy cíclica, que mi naturaleza es el cambio.

Gracias a desaprender y aprehender sobre mi verdadera naturaleza, la siguiente situación fue una anécdota:

“vestida de blanco impoluto fui a hacer la clase de yoga a una de mis alumnas particulares, ese día estaba menstruando, más iba tranquila me había cambiado la compresa antes de salir de casa y en pocas horas estaba de vuelta.

Hice mi clase, y tomé el metro para volver a mi hogar; en el metro una señora muy pudorosamente se me acerca y me dice que estoy manchada, le agradezco a la señora por avisarme.

No tenía nada con que cubrirme, la presencia de mi sangre era evidente para todo el mundo, pues resaltaba del blanco de mis ropajes… era consciente que para muchas personas podía resultar chocante, hasta violento (que paradójico) más yo iba tranquila iba feliz, en especial porque me di cuenta que no me urgí, ni me avergoncé, algo en mí había cambiado profundamente; y también iba tranquila y feliz porque de forma fortuita estaba “colaborando” a visibilizar un proceso natural femenino.

Ojo, no quiere decir que cada vez que esté menstruando, adrede deje que se me pase la sangre por la ropa, para mí fue una gran satisfacción que me ocurriera y caminar tranquila.

Esto es realmente lo que quería compartir de esta anécdota. La importancia de no avergonzarse y poder estar tranquila con nuestros procesos y si ocurre algo así, continuar tranquila”

Para caminar tranquila es necesario conocerse, conocer los diferentes dones que nos trae cada una de las fases del ciclo ovárico (en la etapa fértil y en la plenipausia), así vamos identificando en nosotras y aceptando. De esta manera la visión, el entendimiento y como vivimos cada uno de estos  procesos cambia, mejorando nuestra autoestima, calidad de vida y salud.

Autoestima Femenina, Bienestar Femenino, Energía Femenina, Mujer Cíclica, sabiduría ancestral femenina, Sabiduría Menstrual

Menstruación: autoconocimiento, sanación y manifestación de sueños.

Este lunes en Mindalia TV, estuve hablando on-line sobre la Menstruación desde una perspectiva muy diferente a la que nos inculcan los medios de comunicación, la publicidad, la sociedad y la familia.

Como la mayoría de las mujeres me crié escuchando un montón de cosas negativas y vergonzosas de la menstruación, de ser mujer, del útero, casi como si lleváramos una bomba en nuestro cuerpo que en cualquier momento podría estallar.

El pasado mes de mayo, fue el mes de la Educación Menstrual y me surgió el impulso de difundir esta Sabiduría para el Bienestar Femenino y de toda la sociedad, pues para que vivamos en Respeto y Paz, es necesario respetarse y estar en paz con una misma.

Al final de la charla (antes de las preguntas de las oyentes) les ofrezco un pequeño gran regalo para su autoconocimiento, el cual te ofrezco también a ti, eso sí vas a tener que  ver la charla para saber el qué y solicitarlo,

Accede AQUÍ a la charla

P.D. Se agradece la difusión para que este saber llegue a miles, millones de personas,…. cambiar paradigmas, amarnos, vivir en paz…..

Cariños

Autoestima Femenina, Bienestar Femenino, Energía Femenina, Mujer Cíclica, sabiduría ancestral femenina, Sabiduría Menstrual, sanación útero

El Útero

31956292_947809515386513_7916784754244976640_n

“El centro energético del útero es el centro de fortaleza y empoderamiento de las mujeres. Constituye nuestro acceso a las energías de la tierra, y cuando esta entrada está abierta y conectada, la grácil energía de la Madre Tierra asciende y nos llena de vitalidad, confianza en nosotras y en nuestro cuerpo, sensualidad e interconexión con el mundo físico. Nos sentimos completas, centradas y tranquilas en unidad con nuestro cuerpo y con la tierra. el útero y el corazón establecen una conexión directa y el centro del corazón se abre en resonancia con el radiante centro del útero, lo cual nos ayuda a expresar y utilizar nuestra fortaleza con amor”

Este es un extracto del libro El Despertar de la Energía Femenina de Miranda Gray, hoy lo comparto con ustedes, pues al leerlo recordé esos tiempos en mi vida, donde estaba totalmente desconectada de mi útero, de su latir y de sus ciclos, lo que se reflejaba en insatisfacción, inseguridad personal, negación mis procesos naturales, renegar de mi cuerpo, y un montón de otras cosas.

Hoy en día se habla mucho del empoderamiento de la mujer, hoy en día cada vez hay más afecciones ginecológicas (desde dolores menstruales, pasando por miomas, infertilidad,….)

Siento que nuestros cuerpos y la energía femenina, nos está llamando a conectar con nuestro Centro Sagrado. Muchas hemos sido educadas renegando de nuestro cuerpo, de nuestros procesos naturales, viviendo los ciclos menstruales como algo doloroso y vergonzoso, con mensajes contradictorios por ejemplo en cuanto a gestar una vida humana (es lo más maravilloso del mundo/te quita la vida/ sentirás el amor más grande/te hecho de casa) …..y hoy nuestro cuerpo dice basta, basta de negarme, escúchame tengo grandes regalos para mi si te permites sentir y observar.

Nos han enseñado que debemos vivir siempre con un gran nivel de energía, de concentración, con una sonrisa en la cara, estar siempre disponibles para todo y para todos, a ser productiva, etc  Una trata de adaptarse, de ser productiva y estar siempre a full, pero hay veces que una se cansa, no quiere estar para nada ni para nadie,  se quiere descansar o andamos más irritables, y esto es fuertemente condenado. Cuando nos hemos sentido así varias veces, empezamos a preocuparnos, pues supuestamente deberíamos estar siempre “bien”, entonces nos cuestionamos qué está mal en nosotras: ¿estaré entrando en una depresión? ¿me faltarán vitaminas? ¿le pasará algo a mi tiroides?….

Te cuento algo maravilloso que a mí y muchas otras mujeres que he acompañado en terapias personalizadas o en actividades grupales nos ha cambiado la vida, hacia mejor por supuesto: el útero es cíclico y ejerce un poderoso efecto en todos los aspectos y niveles de tu vida; en función de la fase uterina que estés viviendo percibirás y vivirás diferente tus energías físicas, emocionales y mentales, tus necesidades y deseos, tu espiritualidad, tu sexualidad, tus relaciones, tu trabajo…..

Como dice Erika Irusta: no estás loca, eres cíclica.

Te invito a que conozcas como se manifiesta esta ciclidad en ti, ¿cómo hacerlo?: escúchate, obsérvate, realiza un diagrama lunar donde vayas anotando todo (tipo de pensamientos, nivel de concentración, emociones, vitalidad, estado de ánimo, horas de sueño, que alimentos te apetecen más, los sueños que tienes)… Pasados unos meses observarás que hay un cierto patrón que se repite, una ciclidad, una vez que lo conoces incluso puedes empezar a hacer cambios en tu vida para vivir cada ciclo con mayor armonía.

Tu útero comenzará a relajarse, será tu brújula de vida, conectarás con la energía de la Tierra, abrirás tu corazón floreciendo en todos los aspectos de tu Ser.

 

Energía Femenina, sabiduría ancestral femenina, Sabiduría Menstrual, sanación útero

Limpieza de Útero, por qué y para qué

img_3703-08chanel baran9

Limpieza de útero, puede sonar extraño, lo sé, la primera vez que escuché  “limpiar el útero”, quedé perpleja y confusa, aunque a la par, algo en mi, le encontraba sentido, creo  que porque como muchas mujeres crecí escuchando demasiadas  ideas de “suciedad e impureza”, que generaron introyectos (de esto les habló, escribo más abajo) :

  • respecto a la menstruación (la publicidad nos invita a ocultarla, la sangre siempre es azul; muchas hemos escuchado que si tocamos una planta menstruando se morirá, si hacemos mayonesa menstruando se corta y un sin fín de cosas),
  • nuestra genitalidad (siéntate con las piernas cruzadas, no te toques ahí,….)
  • nuestra sexualidad (la cual es válida para la reproducción, pecaminosa y sucia si tiene otro objetivo y/o es fuera del matrimonio, miles de años condenando y juzgando a la mujer que disfruta y que goza)….
  • nuestro cuerpo, (como debe ser en base a los cánones de belleza del momento…)

Vamos que con todo esto, se justifica que hubiera una sensación tal vez subconsciente de suciedad en mí y por eso le encontrase sentido a limpiarlo.

Pero en realidad creo que el motivo de encontrarle sentido fue otro, en parte relacionado con lo anterior: algo en mí interior sabía que algo no andaba bien, precisamente eran todas esas ideas de suciedad, impureza y vergüenza que escuché,  lo que necesitaba limpiar, era todo eso: limpiar de prejuicios y de la suciedad, impureza y vergüenza sobre mi , mi cuerpo y mis procesos naturales, sobre nosotras, nuestros cuerpos y nuestros procesos naturales.

Te decía que el encontrar sentido a limpiar mi útero, en parte estaba relacionado con esas ideas añejas y nocivas por cambiar, y en parte porque al día de hoy, siendo consciente de la sabiduría natural e innata que cada cual portamos, puedo decir que esa fortaleza y sabiduría me llevaba hacia el bienestar,  hacía la Sanación de mi linaje y tomar el protagonismo de mi vida.

Hoy  gracias a la Sabiduría Ancestral Femenina, también sé que mi útero, que todos los úteros son centros receptivos y que hay información y experiencias por transformar y resignificar.

El útero además de ser un órgano, es un centro receptivo, podríamos decir que es como una antena receptora que capta y guarda todo lo que ocurre en el entorno, cada experiencia que vivimos, además de cada emoción que experimentamos. Puedes leer más de la cualidad receptora del útero aquí.

Bueno, te comparto cuatro formas en las que recibimos energía en nuestro útero:

  • Del linaje femenino: la información se pasa de útero a útero, por la unidad dual madre-hija. Cada hija trae consigo a su madre, a su abuela, su bisabuela y a todas las madres que existieron antes que ella. Cuando estamos en el vientre percibimos impresiones y sentimientos de nuestra madre, de esta manera llega a nosotras esos temas no resueltos y/o silenciados en nuestro linaje (dolores, culpas, penas, abusos, frustraciones), así como sus aprendizajes y fortalezas. Así en las mujeres de nuestro linaje podemos encontrar mucho en común: sueños, deseos, hábitos, inseguridades, carácter.….

Nos desarrollamos en el útero de una mujer, de su copa, de su matriz, del lugar                   donde ella dirige sus emociones, pero donde también sofoca su sentir, por ende                   crecer en el vientre de nuestra madre nos conduce necesariamente a entender y                 sentir a nuestra línea materna y en algún momento empatizar, aprender y por                 qué no, sanar junto a ellas.

              Estás aquí para recoger lo que ellas lograron y para abordar lo que ellas no pudieron hacer frente, tu alma así lo acordó.

  • Emisión de energía: cada ser humano, cada ser vivo tenemos nuestro propio campo energético (aura), cuando estamos cerca físicamente de personas, nuestros campos se entrelazan transmitiendo e intercambiando información energética.

Por lo general se requiere de tiempo y cercanía para impregnarse de la energía de           otra persona, cuanto más se comparte mayor es la información energética que se               recibe y almacena.

También ocurre otro fenómeno en el cual absorbemos energía ajena sin haber                   compartido mucho tiempo, pero estando “expuesta” a una cantidad grande o                     potente  de determinado tipo de energía: cuando se juntan muchas personas                   pensando, sintiendo similar se crea un campo energético con esta vibración, por                 ejemplo en muchas ciudades hay una energía de indiferencia, prisa, agobio….. esto             en especial lo sienten las personas que viven en la naturaleza  cuando visitan la                 ciudad; otro ejemplo en la ciudad cuando vamos en el metro en hora punta, las                   personas van apuradas, con sueño, cansadas y malhumoradas, si tu campo                           energético está débil, puedes verte influenciada por este tipo de energía.

También nos podemos impregnar de “buenas” energías, ¿recuerdas aquella vez               que fuiste a una casa que se sentía acogedora o aquella otra que te juntaste con                   alguien que estando a su lado sentiste confianza y tranquilidad? ¿ese día en la                     naturaleza?

Este “fenómeno” también lo comprobamos las mujeres cuando compartimos mucho          entre nosotras, nuestros ciclos menstruales se van sincronizando; cuando duermes            asiduamente con alguien (pareja, acompañante,etc), al ser a menudo este compartir,          también nos vamos impregnando de su energía, este punto me lleva al siguiente, la            sexualidad.

  • Impregnación energética sexual: se produce cuando intercambiamos fluidos (semen, saliva, fluidos vaginales…). Cuando nuestro cuerpo recibe fluidos de otra persona se activa el detector de las variaciones físicas o químicas que provienen del interior del individuo con el que compartimos nuestros fluidos. Cuando intercambiamos fluidos no solo estamos asimilando la información química, que nos entrega este intercambio, también estamos obteniendo el psiquismo celular de nuestras pareja sexual, impregnando nuestra aura y nuestra mente subconsciente, quedando impresa esta información mínimo por 7 años (algunos saberes dicen que toda la vida, salvo que se haga trabajos conscientes de limpieza y corte).

La impregnación funciona así: recibimos, retenemos, acumulamos información             de  nuestras parejas sexuales y la sostenemos en nuestro útero, esto ocurre en                   cada encuentro sexual, cobijando esa frecuencia en la que transito nuestro                           acompañante  sexual. En cada encuentro cuando el semen entra o cuando hay un               beso e intercambiamos saliva, estamos compartiendo material genético,                               información, energía que en oriente bien se comprende que estos fluidos son la                   VIDA, en ellos hay mucha información. Por algo cuando se quiere saber el estado               de salud de una persona se analizan estos fluidos.

  • Introyectos: al principio de este texto te lo nombre, ahora te lo explico: un introyecto es una idea, una creencia que se absorbió en determinado momento de la vida, usualmente la infancia. Esta idea tal vez ya no responde a la situación y necesidades presentes, pero sigue vigente.

Usualmente un introyecto toma forma en una oración con la palabra debes, o                     deberías, también puede estar construido por afirmaciones “eres tal o eres                         pascual”, por ejemplos de lo aceptable y lo condenable.  Por ejemplo si durante tu           infancia te decían que “debes ser una mujer fuerte y mantenerte al pie del cañón”,             “que una mujer fuerte es la que lucha”, o que “debieran las mujeres ser obedientes,           ser buenas niñas” etc. Si revisa hoy en tu vida adulta, estoy segura que has pasado             por algún momento difícil donde no puedes manifestar tu debilidad, no te permites           llorar o sentir, incluso confiar, o delegar; si buscas en tus introyectos de mujer,                   encontrarían frases como las descritas arriba, creencias que posiblemente sea                     tiempo de soltarlas para incorporar creencias que se adapten a tu presente y te                   fortalezcan y empoderen como persona, como mujer.

¿Un introyecto es malo? Ni malo ni bueno, va a depender de cada persona, y la                 circunstancia que este transitando. En algún momento ese introyecto te ayudó para           desenvolverte en la realidad que vivías, en el momento que esa realidad y/o algún             aspecto de tu Ser cambie, es muy probable que ese introyecto y algún otro, ya no te           sirvan, siendo  confrontado, para revisarlo y transformarlo en coherencia con la           mujer que eres hoy.

Frustración, miedo, inseguridad, disconformidad y muchas veces sin saber la causa          conscientemente, son señales de que algo debemos revisar.

Algunos introyectos pueden generar también sintomatología física, por ejemplo si           te refieres a la menstruación como enfermedad, es posible que para ti se manifieste           como tal. Si piensas que tienes mala pata, tal vez surja algún malestar en tus pies, o           se esté manifestando en algún aspecto de tu vida en el que te está costando avanzar           (para avanzar hay que tener bien los pies).

Decirte que en todo linaje surge una buscadora, una heredera que decide (antes de encarnar) iluminar la herida, haciendo consciente las memorias de dolor y sanar,  con el apoyo de todas las mujeres del linaje.

Si estás leyendo esto tu Sabia Interna te está guiando (con el apoyo de tu linaje), es posible que tu cuerpo esté gritándote a través del dolor, los desarreglos femeninos o el sentimiento de llevar una vida vacía y sin sentido, si estás leyendo esto es por CAUSALIDAD.

Limpiando las memorias de tu útero, liberándote de energías que no te corresponde,  despierta su energía, descubrirás tus dones y talentos únicos, recuperarás energía vital, son algunos de los beneficios.

Recuerda, es tu derecho de nacimiento

SER FELIZ, SENTIRTE REALIZADA, VIVIR EN SALUD, ALEGRÍA, AMOR Y BUENAVENTURA 

Energía Femenina, Fertilidad, Mujer Cíclica, sabiduría ancestral femenina, Sabiduría Menstrual

Fertilidad Femenina, una mirada energética

arbol mujer

 

 

Este enfoque es mucho más amplio, ahora sólo me voy a centrar en la cualidad receptora del útero (física y energéticamente) y la importancia de liberar, de soltar para poder crear vida.

La forma física del útero es similar a una vasija, un recipiente que recepciona, guarda y contiene, listo para recibir la vida, la luz (energía masculina)  generando y gestando nuevas formas de vida, en todo nivel (descendencia, proyectos, sueños….).

Si en un recipiente comienzas a guardar cosas, llega un momento que se llena y ya no hay lugar para más. Con el útero ocurre algo similar, se recibe tanta información que algunas mujeres,  cuando quieren gestar una vida humana en el vientre, no hay lugar para ello o hay lugar para recibirla pero no para sostenerla.

Puedes estar preguntándote cómo es eso de guardar “cosas” en el útero, te cuento: por un lado el útero tiene una gran cantidad de terminaciones nerviosas, se puede decir que es como un gran cerebro que registra cada sensación, cada pensamiento, cada experiencia.

También es importante la relación del útero con el agua (el útero es un medio acuoso), el agua recepciona y amplifica las vibraciones de lo que percibe, siendo un gran agente comunicador, todo lo que ocurre en el entorno es percibido en el útero; la capacidad de recibir desde el exterior la observamos también en su anatomía, dispuesto de fuera hacía dentro, por donde recibimos y gestamos la vida, en un sentido más amplio, nuestra vida (anhelos, valores, autoconceptos, etc,…)

El útero es la cavidad más espaciosa, donde además de albergar cada experiencia de nuestro entorno, cada experiencia de vida, etc  … Se guarda registro de los encuentros sexuales, de las experiencias de nuestra madre, de nuestro linaje y de todo el linaje femenino, ¿sorprendente no? Al menos para mí lo fue en algún momento.

¿Cómo influyen estos registros? Estas memorias y energías ajenas tomadas sin darnos cuenta, también se alojan en nuestro subconsciente condicionando como percibimos el mundo, como sentimos, pensamos y actuamos, con pensamientos y actitudes automáticas, incorporadas como si fueran propias, identificándonos con ellas, boicoteando nuestro bienestar y/o nuestros anhelos, cuando en realidad esas formas de percepción no son nuestras.

Por ejemplo en la infancia nos inculcan una serie de valores a través de las acciones y comentarios de quienes nos rodean, observamos cuáles son las cualidades por las que una mujer o una buena madre es valorada, una de estas cualidades suele ser la mujer abnegada y sacrificada que prioriza de forma constante a su pareja e hijos, dejándose a ella en último lugar (muchas lo hemos visto en nuestras madres, tías, vecinas, abuelas…) Por otro lado, se inculca la mujer independiente, trabajadora, que se cuida y disfruta, entonces es posible que esta niña al ser adulta y querer ser madre, no lo logre, pues en una parte de su útero y de su psiquis está guardada esta memoria de lo que ha observado y absorbido: si eres madre tu bienestar ya no cuenta, debes olvidarte de tus necesidades y dar todo a tu entorno, entonces inconscientemente la gestación no se produce.

¡Cuántas madres agotadas de mirada opaca hemos visto, cuántas mujeres que su vitalidad está mermada, mermando también su alegría de vivir!!! Entonces es “normal” que nuestra parte instintiva e intuitiva quiera mantener el brillo de la mirada y se niegue a vivir de esa manera. La buena noticia, es que estas memorias se pueden transformar, se puede ser madre y ser una mujer que se cuida y se dedica tiempo a sí misma para su bienestar.

Como decía este es un ejemplo, las memorias que impiden la gestación suelen ser varias, hemos tomado inconscientemente tantas energías y memorias ajenas, aceptándolas como propias, alejándonos de nuestra naturaleza esencial, nuestro poder personal y creativo…..

Llevar la atención al útero, tomando conciencia de sus cualidades, sintiéndolo, encontrándonos con esas memorias, las Alquimizamos, conectando con la vida, la fertilidad, la alegría y abundancia.

Este artículo ha sido publicado en dos revistas de distribución gratuita en Madrid y parte de la Península  Ibérica Revista Energía Vital   (página 24) y Revista Universo Holístico (página 44)

Acá puedes leer más sobre  Fertilidad Femenina