Bienestar Femenino, Energía Femenina, Menstruación, Mujer Cíclica, Mujer y salud, sanación útero, sindrome premenstrual

Dolor Menstrual, una mirada Holística e Integrativa.

@carmensantosolivares
http://www.santosolivares.com

Es cierto que menstruar no debiera doler, es un proceso fisiológico natural y debiera ser sin dolor, como orinar, defecar o cualquier otro proceso biológico.

La realidad de muchas mujeres es que, menstruar las duele, pudiendo ser un dolor incapacitante, intenso o leve.

Si me duele menstruar es porque mi cuerpo me está avisando que algo no anda bien (a través del dolor el cuerpo me dice que estoy en peligro o que algo en mi organismo no está funcionando de la forma adecuada; el dolor es un fino y elaborado método para mantenernos con vida).

El dolor menstrual puede tener origen fisiológico, anímico-emocional, mental, psicosocial, espiritual, energético y/o estilo-hábitos de vida, aunque en realidad todo está vinculado y relacionado.

Te cuento algo bien interesante a nivel biologico que ayuda a entender como emociones, pensamientos, vivencias, etc influyen en nuestro útero.

El útero esta conformado por varias cadenas o fibras musculares que funcionan de forma sincronizada, unas están inervadas al sistema nervioso simpático, otras al parasimpático, activando el estado de estrés o alerta, en unas circunstancias, relajando en estados de calma, generando tensión o relajación respectivamente.

Entonces si llevo un ritmo de vida muy acelerado, si estoy en estado constante de preocupación, de miedo, de incertidumbre,…. la musculatura del útero se mantiene en tensión continua, llegando a contracturarse y cuando llega el momento de menstruar, mi útero comienza a realizar los movimientos de expansión y contracción para liberar el endometrio…Me duele.

Si me he criado escuchando mensajes negativos acerca de ser mujer, de menstruar, de la maternidad (entre otros), este tipo de mensajes forman parte de mi subconsciente (junto con experiencias de otras vidas y/o de mis ancestras), generando una idea de que hay algo malo, sucio o peligroso en ello, entonces cuando menstrúo mi cuerpo lanza un mensaje a través del dolor, se siente en peligro.

Puede que mi útero se haya tensado (y consecuentemente enfriado) porque desde pequeña me han reprimido el placer, el deseo, la expresión de mi creatividad; tal vez no me dejaron subirme al árbol por ser niña, o me reprendieron al tocarme entre las piernas, o provengo de una familia-cultura donde el sacrificio y la abnegación son una virtud, en cambio disfrutar, pasarlo bien o priorizarse, algo malo; tal vez reprimieron mis pulsiones sexuales primarias, tal vez recibí una mirada de desaprobación en algún momento que estaba disfrutando mucho o ante una expresión espontánea de mi sentir, de mi alegría; tal vez me obligaron a comerme algo que no me gustaba, a comer de más o hacer coas que no quería, tal vez escuché demasiado “eso no se hace”, tal vez fui abusada, tal vez fui violada…

Tal vez al día de hoy he dejado mis sueños de lado, tal vez he dejado de disfrutar y vivo en el tener que, tal vez estoy con alguien con quien no quiero estar, tal vez estoy viviendo como me han dicho que debo vivir y no como yo quiero, tal vez he reprimido mis emociones, tal vez he silenciado alguna parte de mí, tal vez…. mi útero quiere volver a latir.

Este tipo de vivencias puede generar fisiológicamente que las fibras musculares del útero se tensen, que haya menor irrigación sanguínea y que se enfríe; a nivel energético estas experiencias han ido coartando las cualidades naturales del útero: creación, placer, deseo, gozo, inculcando recato, pudor, inhibición, sacrificio, dejando de lado el pulso vital natural, el Pulso Matriz que latía en nuestro vientre.

La buena noticia es que nuestro útero puede recuperar su pulso vital, de hecho si hay dolor y no ha y patología, nos lo está pidiendo.

El dolor menstrual también puede ser por inflamación, entonces se hace una revisión de hábitos y costumbres para dejar aquello que produce inflamación.

Puede que tu Pulso Matriz lleve tanto tiempo silenciado que se hayan manifestado patologías como endometriosis, miomas, sop, problemas en suelo pélvico u otros … entonces un abordaje integral será lo más efectivo.

En un enfoque holístico e integrativo nuestras aliadas serán la alimentación, las plantas, los masajes, la escucha, el abrazo, el aire, la tierra, el agua, el sol, meditaciones, prácticas corporales, el descanso…

En el día a día de este viaje de transformación, podemos integrar pequeñas grandes prácticas que nos ayudan a gestionar el dolor menstrual a medida que, de la mano de la huesera, recuperamos aquellas partes “perdidas” redespertando el Pulso Matriz.

Descarga programa Dolor Menstrual, recursos para gestionarlo, prácticas para liberarlo

Autoestima Femenina, Bienestar Femenino, Mujer y salud, Sabiduría Menstrual, sanación útero, sindrome premenstrual

Hàzte el Amor

Hagamos una prueba, vas a ponerte cómoda, cerrar los ojos y llevar la atención a tu cuerpo. Piensa en la palabra masturbación ¿què le pasa a tu cuerpo? Pon mucha atención, se relaja, se tensa, agrada, desagrada,….

Ahora piensa en hacerte el amor ¿què ocurre en tu cuerpo? Observa con atención.

¿Què prefiere tu cuerpo? La palabra masturbación o las palabras hacerse el amor, ¿con cual de las dos se ha sentido màs relajado, amado y respetado?

El año pasado fuì a un taller de automasaje femenino, nos hicieron reflexionar desde el sentir en nuestros cuerpos sobre estas palabras, a todas nos pasò lo mismo, nuestros cuerpos se tensaban.

Y es que la palabra masturbación està llena de connotaciones negativas, en especial para la mujer, pues se supone que nuestro placer sexual está en manos de la pareja, no en las propias, y casi que debemos dar gracias por que ya se habla del placer femenino, pues hasta hace nada, y aùn en algunos hogares y lugares, el sexo, sòlo es para procrear.

Y es que además la palabra masturbación sòlo va al placer físico, lo cual en sì no tendría nada de malo, el tema es que somos mas que cuerpo y estamos cansadas de que nos cosifiquen,  somos seres completas, holísticas, con toda una historia, con vivencias, emociones, etc.

Como te imaginaràs, personalmente me atrae más la idea de hacerme el amor.

Cuando me hago el amor estoy presente en mi completitud, es mucho màs que un placer físico, es placer para todo mi Ser.

La idea de escribir esta nota (artículo) surge anoche, después de hacerme el amor y acordarme que a muchas mujeres nos pasa los últimos días de nuestro ciclo menstrual que el fluido se pone color café, asì como al principio del ciclo; entonces quise compartir este gozoso recurso, hacerse el amor, y claro una cosa llevo a la otra y de ahì las comparto la reflexión anterior.

Este sangrado marrón al principio y/o final de la menstruación puede ser por varios motivos, uno de ellos es la rigidez de las paredes uterinas, esto puede ser por varias cosas en las cuales no voy a profundizar ahora. Cuando nuestro ùtero està rìgido (espástico), se quedan restos menstruales en los pliegues uterinos, entonces se oxida y seca, saliendo al principio y final del siguiente ciclo, sangrado marròn.

Cuando nos hacemos el amor y en especial al llegar al climax, el ùtero vibra y se relaja, entonces todo resto de sangre menstrual que hubiese quedado escondido entre los pliegues, se desprende.

Desde que me hago el amor màs amenudo, en especial cuando finaliza mi ciclo menstrual, en el comienzo del siguiente ciclo, mi sangrado es rojo.

Por cierto hacerte el amor cuando està llegando la menstruación también ayuda a disminuir los dolores menstruales, pues en algunos casos el motivo del dolor es la rigidez de las paredes uterinas, entonces, te haces el amor, gozas tu utero se relaja y tu sangrado es mas gozoso.

Hacerse el amor tiene muuuuchos màs beneficios, aunque no los conozcas te invito a que te hagas el amor con mayor frecuencia y experimentes los cambios en ti.