Autoestima Femenina, Energía Femenina, Mujer Cíclica, sabiduría ancestral femenina, Sabiduría Menstrual

Estoy menstruando y camino tranquila

Hace un rato comencé a escribir esta nota, la cual iba a tratar del tabú de la menstruación en la historia y como nos sigue influyendo hoy en el siglo XXI.

Mientras escribía la nota ha ido tomando vida propia y ha derivado de otra manera, aunque sigue reflejando tabúes que vienen de antaño, perpetuados hasta el día de hoy, y la importancia de conocer las cualidades de nuestro ciclo (esta esencia siento que la tiene).

En fin la vida es dinámica y no podemos controlarlo todo (aunque nos quieran hacer creer que sí) y precisamente ese es uno de los temas que tanto molesta al patriarcado (el cual trata de mantener una estructura lineal jerárquica y controladora), porque claro, la energía femenina (que habita  en cada persona nacida con útero y más sutil en quienes nacen sin útero) es cambiante, sorpresiva, inesperada, su constante es el cambio constante (uno de los motivos por los que nos han discriminado y maltratado).

Bueno ya me estoy yendo por las ramas nuevamente, eso sí estas ramas están llenas de frutos sabrosos, saberes que nos endulzan y nutren, a veces con toques ácidos e incluso agridulces, mas siempre nutritivos.

Otro día las comparto más, ahora comparto este.

Durante cientos o miles de años  el ciclo femenino ha generado desprecio y aversión, se le ha considerado sucio, vergonzoso, maligno, un castigo a la impura y pecaminosa mujer, símbolo de inferioridad de esta en la sociedad.

Hasta hoy día, mucha gente continua viendo la menstruación y a las mujeres como seres inferiores y desconfiables en nuestra “inestabilidad”, sólo tenemos que observar la publicidad (y recordar cierto chiste que me indigna) de toallas higiénicas (compresas), tampones y pastillas para el síndrome premenstrual, siguen fomentando que mantengamos oculto y en silencio este proceso, que nadie se enteré.

Recuerdo hace años, especialmente en la adolescencia y hasta hace relativamente poco, uno de mis mayores miedos cuando menstruaba, era mancharme la ropa y que todo el mundo lo supiera, me daba pánico pensar en que esto pudiera pasarme.

Vivimos en una sociedad acostumbrada a ver sangre, eso sí, solo sangre derramada por violencia, si se ve la sangre de la vida, esa sangre de los procesos naturales femeninos, entonces la gente se espanta, se indigna y avergüenza.

Desaprender casi todo lo aprendido durante mi infancia y adolescencia sobre la menstruación y ser mujer, ha sido una de las mejores cosas que me ha pasado en la vida, esto se ha dado gracias a las mujeres sabías que han ido apareciendo en mi vida (y a libros, cursos, talleres, formaciones, compartires…) que me han acompañado a descubrir los dones que tiene cada parte del ciclo ovárico, ayudándome a aceptar mi condición femenina como una condición Sagrada, sintiendo que es un gran regalo, aceptando que soy cíclica, que mi naturaleza es el cambio.

Gracias a desaprender y aprehender sobre mi verdadera naturaleza, la siguiente situación fue una anécdota:

“vestida de blanco impoluto fui a hacer la clase de yoga a una de mis alumnas particulares, ese día estaba menstruando, más iba tranquila me había cambiado la compresa antes de salir de casa y en pocas horas estaba de vuelta.

Hice mi clase, y tomé el metro para volver a mi hogar; en el metro una señora muy pudorosamente se me acerca y me dice que estoy manchada, le agradezco a la señora por avisarme.

No tenía nada con que cubrirme, la presencia de mi sangre era evidente para todo el mundo, pues resaltaba del blanco de mis ropajes… era consciente que para muchas personas podía resultar chocante, hasta violento (que paradójico) más yo iba tranquila iba feliz, en especial porque me di cuenta que no me urgí, ni me avergoncé, algo en mí había cambiado profundamente; y también iba tranquila y feliz porque de forma fortuita estaba “colaborando” a visibilizar un proceso natural femenino.

Ojo, no quiere decir que cada vez que esté menstruando, adrede deje que se me pase la sangre por la ropa, para mí fue una gran satisfacción que me ocurriera y caminar tranquila.

Esto es realmente lo que quería compartir de esta anécdota. La importancia de no avergonzarse y poder estar tranquila con nuestros procesos y si ocurre algo así, continuar tranquila”

Para caminar tranquila es necesario conocerse, conocer los diferentes dones que nos trae cada una de las fases del ciclo ovárico (en la etapa fértil y en la plenipausia), así vamos identificando en nosotras y aceptando. De esta manera la visión, el entendimiento y como vivimos cada uno de estos  procesos cambia, mejorando nuestra autoestima, calidad de vida y salud.

Autoestima Femenina, Bienestar Femenino, Energía Femenina, Mujer Cíclica, sabiduría ancestral femenina, Sabiduría Menstrual

Menstruación: autoconocimiento, sanación y manifestación de sueños.

Este lunes en Mindalia TV, estuve hablando on-line sobre la Menstruación desde una perspectiva muy diferente a la que nos inculcan los medios de comunicación, la publicidad, la sociedad y la familia.

Como la mayoría de las mujeres me crié escuchando un montón de cosas negativas y vergonzosas de la menstruación, de ser mujer, del útero, casi como si lleváramos una bomba en nuestro cuerpo que en cualquier momento podría estallar.

El pasado mes de mayo, fue el mes de la Educación Menstrual y me surgió el impulso de difundir esta Sabiduría para el Bienestar Femenino y de toda la sociedad, pues para que vivamos en Respeto y Paz, es necesario respetarse y estar en paz con una misma.

Al final de la charla (antes de las preguntas de las oyentes) les ofrezco un pequeño gran regalo para su autoconocimiento, el cual te ofrezco también a ti, eso sí vas a tener que  ver la charla para saber el qué y solicitarlo,

Accede AQUÍ a la charla

P.D. Se agradece la difusión para que este saber llegue a miles, millones de personas,…. cambiar paradigmas, amarnos, vivir en paz…..

Cariños

Autoestima Femenina, Bienestar Femenino, Energía Femenina, Mujer Cíclica, sabiduría ancestral femenina, Sabiduría Menstrual, sanación útero

El Útero

31956292_947809515386513_7916784754244976640_n

“El centro energético del útero es el centro de fortaleza y empoderamiento de las mujeres. Constituye nuestro acceso a las energías de la tierra, y cuando esta entrada está abierta y conectada, la grácil energía de la Madre Tierra asciende y nos llena de vitalidad, confianza en nosotras y en nuestro cuerpo, sensualidad e interconexión con el mundo físico. Nos sentimos completas, centradas y tranquilas en unidad con nuestro cuerpo y con la tierra. el útero y el corazón establecen una conexión directa y el centro del corazón se abre en resonancia con el radiante centro del útero, lo cual nos ayuda a expresar y utilizar nuestra fortaleza con amor”

Este es un extracto del libro El Despertar de la Energía Femenina de Miranda Gray, hoy lo comparto con ustedes, pues al leerlo recordé esos tiempos en mi vida, donde estaba totalmente desconectada de mi útero, de su latir y de sus ciclos, lo que se reflejaba en insatisfacción, inseguridad personal, negación mis procesos naturales, renegar de mi cuerpo, y un montón de otras cosas.

Hoy en día se habla mucho del empoderamiento de la mujer, hoy en día cada vez hay más afecciones ginecológicas (desde dolores menstruales, pasando por miomas, infertilidad,….)

Siento que nuestros cuerpos y la energía femenina, nos está llamando a conectar con nuestro Centro Sagrado. Muchas hemos sido educadas renegando de nuestro cuerpo, de nuestros procesos naturales, viviendo los ciclos menstruales como algo doloroso y vergonzoso, con mensajes contradictorios por ejemplo en cuanto a gestar una vida humana (es lo más maravilloso del mundo/te quita la vida/ sentirás el amor más grande/te hecho de casa) …..y hoy nuestro cuerpo dice basta, basta de negarme, escúchame tengo grandes regalos para mi si te permites sentir y observar.

Nos han enseñado que debemos vivir siempre con un gran nivel de energía, de concentración, con una sonrisa en la cara, estar siempre disponibles para todo y para todos, a ser productiva, etc  Una trata de adaptarse, de ser productiva y estar siempre a full, pero hay veces que una se cansa, no quiere estar para nada ni para nadie,  se quiere descansar o andamos más irritables, y esto es fuertemente condenado. Cuando nos hemos sentido así varias veces, empezamos a preocuparnos, pues supuestamente deberíamos estar siempre “bien”, entonces nos cuestionamos qué está mal en nosotras: ¿estaré entrando en una depresión? ¿me faltarán vitaminas? ¿le pasará algo a mi tiroides?….

Te cuento algo maravilloso que a mí y muchas otras mujeres que he acompañado en terapias personalizadas o en actividades grupales nos ha cambiado la vida, hacia mejor por supuesto: el útero es cíclico y ejerce un poderoso efecto en todos los aspectos y niveles de tu vida; en función de la fase uterina que estés viviendo percibirás y vivirás diferente tus energías físicas, emocionales y mentales, tus necesidades y deseos, tu espiritualidad, tu sexualidad, tus relaciones, tu trabajo…..

Como dice Erika Irusta: no estás loca, eres cíclica.

Te invito a que conozcas como se manifiesta esta ciclidad en ti, ¿cómo hacerlo?: escúchate, obsérvate, realiza un diagrama lunar donde vayas anotando todo (tipo de pensamientos, nivel de concentración, emociones, vitalidad, estado de ánimo, horas de sueño, que alimentos te apetecen más, los sueños que tienes)… Pasados unos meses observarás que hay un cierto patrón que se repite, una ciclidad, una vez que lo conoces incluso puedes empezar a hacer cambios en tu vida para vivir cada ciclo con mayor armonía.

Tu útero comenzará a relajarse, será tu brújula de vida, conectarás con la energía de la Tierra, abrirás tu corazón floreciendo en todos los aspectos de tu Ser.

 

Energía Femenina, Fertilidad, Mujer Cíclica, sabiduría ancestral femenina, Sabiduría Menstrual

Fertilidad Femenina, una mirada energética

arbol mujer

 

 

Este enfoque es mucho más amplio, ahora sólo me voy a centrar en la cualidad receptora del útero (física y energéticamente) y la importancia de liberar, de soltar para poder crear vida.

La forma física del útero es similar a una vasija, un recipiente que recepciona, guarda y contiene, listo para recibir la vida, la luz (energía masculina)  generando y gestando nuevas formas de vida, en todo nivel (descendencia, proyectos, sueños….).

Si en un recipiente comienzas a guardar cosas, llega un momento que se llena y ya no hay lugar para más. Con el útero ocurre algo similar, se recibe tanta información que algunas mujeres,  cuando quieren gestar una vida humana en el vientre, no hay lugar para ello o hay lugar para recibirla pero no para sostenerla.

Puedes estar preguntándote cómo es eso de guardar “cosas” en el útero, te cuento: por un lado el útero tiene una gran cantidad de terminaciones nerviosas, se puede decir que es como un gran cerebro que registra cada sensación, cada pensamiento, cada experiencia.

También es importante la relación del útero con el agua (el útero es un medio acuoso), el agua recepciona y amplifica las vibraciones de lo que percibe, siendo un gran agente comunicador, todo lo que ocurre en el entorno es percibido en el útero; la capacidad de recibir desde el exterior la observamos también en su anatomía, dispuesto de fuera hacía dentro, por donde recibimos y gestamos la vida, en un sentido más amplio, nuestra vida (anhelos, valores, autoconceptos, etc,…)

El útero es la cavidad más espaciosa, donde además de albergar cada experiencia de nuestro entorno, cada experiencia de vida, etc  … Se guarda registro de los encuentros sexuales, de las experiencias de nuestra madre, de nuestro linaje y de todo el linaje femenino, ¿sorprendente no? Al menos para mí lo fue en algún momento.

¿Cómo influyen estos registros? Estas memorias y energías ajenas tomadas sin darnos cuenta, también se alojan en nuestro subconsciente condicionando como percibimos el mundo, como sentimos, pensamos y actuamos, con pensamientos y actitudes automáticas, incorporadas como si fueran propias, identificándonos con ellas, boicoteando nuestro bienestar y/o nuestros anhelos, cuando en realidad esas formas de percepción no son nuestras.

Por ejemplo en la infancia nos inculcan una serie de valores a través de las acciones y comentarios de quienes nos rodean, observamos cuáles son las cualidades por las que una mujer o una buena madre es valorada, una de estas cualidades suele ser la mujer abnegada y sacrificada que prioriza de forma constante a su pareja e hijos, dejándose a ella en último lugar (muchas lo hemos visto en nuestras madres, tías, vecinas, abuelas…) Por otro lado, se inculca la mujer independiente, trabajadora, que se cuida y disfruta, entonces es posible que esta niña al ser adulta y querer ser madre, no lo logre, pues en una parte de su útero y de su psiquis está guardada esta memoria de lo que ha observado y absorbido: si eres madre tu bienestar ya no cuenta, debes olvidarte de tus necesidades y dar todo a tu entorno, entonces inconscientemente la gestación no se produce.

¡Cuántas madres agotadas de mirada opaca hemos visto, cuántas mujeres que su vitalidad está mermada, mermando también su alegría de vivir!!! Entonces es “normal” que nuestra parte instintiva e intuitiva quiera mantener el brillo de la mirada y se niegue a vivir de esa manera. La buena noticia, es que estas memorias se pueden transformar, se puede ser madre y ser una mujer que se cuida y se dedica tiempo a sí misma para su bienestar.

Como decía este es un ejemplo, las memorias que impiden la gestación suelen ser varias, hemos tomado inconscientemente tantas energías y memorias ajenas, aceptándolas como propias, alejándonos de nuestra naturaleza esencial, nuestro poder personal y creativo…..

Llevar la atención al útero, tomando conciencia de sus cualidades, sintiéndolo, encontrándonos con esas memorias, las Alquimizamos, conectando con la vida, la fertilidad, la alegría y abundancia.

Este artículo ha sido publicado en dos revistas de distribución gratuita en Madrid y parte de la Península  Ibérica Revista Energía Vital   (página 24) y Revista Universo Holístico (página 44)

Acá puedes leer más sobre  Fertilidad Femenina

 

Energía Femenina, Mujer Cíclica, sabiduría ancestral femenina, Sabiduría Menstrual, sanación útero

Sa(n)grado Menstrual

mg_6218editlogoEl otro día en un curso que estoy tomando nos leyeron este extracto del libro “Tu sangre es Oro, celebrando el poder de la menstruación”, me llegó profundo por varios motivos.

Uno de ellos es porque me ayudo a darme cuenta que el estado en el que me encontraba (cansada, confusa y desmotivada) estaba asociado a no haber ofrendado mi sangre a la Tierra; lo llevo haciendo años, hace unos meses hubo un gran cambio en mi vida y estoy adaptándome a una nueva realidad:  hogar, continente, hábitos, etc.

Antes vivía en una casa con patio donde podía ofrendar mi sangre cada día del ciclo, ahora no tengo tierra de tan fácil acceso, tenía mi sangre guardada esperando encontrar el lugar para ofrendar.

Salí de la ciudad, fui a la naturaleza y allí ofrende mi sangre a la Madre Tierra, sentí un gran cambio, la vitalidad, la claridad y motivación volvieron a mi.

El contacto con la naturaleza estoy segura que también influyó, siempre me hace bien, me descarga y renueva, más estoy segura que la Ofrenda también me ayudo, pues la Tierra me reconoce a través de esta sangre sagrada que surge de lo profundo de mi ser, de mi centro Alquímico donde hay registro de todas mis experiencias; la Tierra, al recibirla, me reconoce, conoce mis procesos y me acompaña amorosa en mis procesos.

Acá comparto el texto:

“En otras culturas en vez de ignorar la menstruación, ha sido considerada y en algunos casos aún lo es, un tiempo especial y sagrado para las mujeres. Las prácticas rituales estaban ligadas al Sa(n)grado Menstrual de las mujeres y la sangre menstrual era altamente evaluada como poseedora de poderes mágicos.

En la época anterior al sacrificio de seres vivos, la sangre menstrual se ofrecía en ceremonias. La sangre menstrual era sagrada para los celtas, los egipcios, los maoríes, los antiguos taoístas, los tantristas y los gnósticos.

Los nativos americanos comprendían muy bien los diferentes sentimientos que las mujeres experimentan cuando menstrúan y para ellos, esos sentimientos forman parte de algo muy importante en los ciclos del cuerpo femenino.

Las mujeres se retiraban a un lugar especial a pasar su sangrado, se le consideraba ser el tiempo en que una mujer se encuentra en el lugar más alto de su poder espiritual, durante el cual, lo más adecuado era descansar y acumular sabiduría.

La relación entre las mujeres y la Tierra es de suma importancia. Dicha relación es nutrida mediante sangrar en la Tierra. Cuando las mujeres hacen esto tienen una relación celular directa con la Tierra, la cual las ayuda a centrarse y a ser/hacer Tierra. Es uno de esos actos de un ser humano que esta fuera del tiempo, que tiene un valor eterno. Parte de estos continuos giros de vida y muerte: las células que mueren en mi cuerpo y que son transportadas en la sangre menstrual, son alimento para la tierra, lo que muere da a luz, lo que muere alimenta el alimento.

Si ignoro un mes mi sangre me distancio de ese conocimiento.

Temo a mi sangre y me desagrada, pues así desconozco que también es nutricia, que también es un regalo que yo parto. Entonces la veo solamente como una pérdida, un deshecho, un desperdicio, un desperdicio de sangre, un desperdicio de tiempo, un bebé que no fue concebido.

Ya que desee un embarazo que no lo desee Mi sangre siempre es un regalo, un regalo en el sentido literal, es un regalo psíquico para mí misma, y es un regalo de mi cuerpo al cuerpo de la tierra. La tierra que es mi madre que me ha alimentado y nutrido cada día de mi vida.

Mi periodo es un acontecimiento mensual en mi vida que tengo en común con todas las mujeres que han vivido, las mujeres que vivían en las cuevas hace 20.000 años, las Sacerdotisas de las antiguas pirámides de Egipto, las Videntes de los templos de Sumeria…. todas ellas sangraban con la luna. La primera mujer que produjo el fuego, puedo haber estado menstruando en esa ocasión, eso es algo en lo que pensar: si la menstruación es un tiempo altamente creativo para las mujeres en el aspecto psíquico y espiritual, quién sabe cuántos regalos habrá recibido la humanidad de las mujeres durante sus menstruaciones.”

imagen Chanel Baran

Bienestar Femenino, Fertilidad, Mujer Cíclica, Mujer y salud, Sabiduría Menstrual

Anticoncepción hormonal ¿qué sabes de esto?

17142113-nube-palabra-abstracta-para-la-anticoncepción-hormonal-con-etiquetas-y-términos-relacionados

Llegó mi menarquia, pasados unos  meses, como era irregular (algo absolutamente normal aproximadamente durante el primer año- lo cual sé ahora) fui al ginecólogo, e inmediatamente me recetó anticonceptivos. Como buena persona ignorante de mis procesos naturales y confiada al 100% estuve tomándolos muuuuchos años.

Años después, aun tomando anticonceptivos, supe de una chica que había entrado en coma por un trombo, este trombo era efecto secundario de la píldora, esa que nos han vendido como algo maravilloso, pero que no nos informan de los efectos secundarios que pueden generar, esa que nos dan a todas por igual sin tener en cuenta que cada mujer tenemos nuestra particularidad y diferentes necesidades hormonales.

No quería estar expuesta a ese riesgo,  en ese momento dejé de tomar la píldora, y acá estoy 19 años después, disfrutando mi libertad sexual y autonomía (si autonomía porque he dedicado el tiempo a investigar y conocer mi cuerpo para poder elegir), sin descendencia (así lo he elegido) y sin haberme contagiado ETS, Enfermedades de Transmisión sexual. OJO LA ANTICONCEPCION HORMONAL NO PROTEGE ANTE ETS. 

En estos años he podido darme cuenta de que han colonizado y usurpado el cuerpo de la mujer, haciendo de procesos naturales una enfermedad (agradezco ese espacio de mi ser inquieto que busca y rebusca; la curiosidad no me mata, me hace libre y mata la opresión).

Ayer navegando por las redes apareció/encontré (por algo será, todo es causalidad) un par de post con informacion sobre el título de referencia, información que la mayoría de los “profesionales de la salud” no nos cuentan, tal vez ni ellos lo sepan.

Una mirada histórica y científica

“¿Sabías que cuando tomas la píldora no ovulas y que, por tanto, no menstrúas? La píldora no regula el ciclo, pues lo que genera el ciclo menstrual es la ovulación y sin ovulación no hay ni ciclo ni menstruación.

Estudio de investigadores daneses publicado en la American Journal of Psychiatry  explica cómo las usuarias de métodos hormonales anticonceptivos (parche, píldora, anillo, DIU hormonal) tienen el triple de riesgo de suicidio que aquellas que nunca tomaron estos métodos (el riesgo más alto lo tienen las adolescentes)
https://www.medscape.com/viewarticle/888986

La progestina de tu píldora no es progesterona por Lara Briden – The Period Revolutionary https://www.larabriden.com/the-crucial-difference-between-…/

La salud de las mujeres: de la invisibilidad a la medicalización por la Dra. Carme Valls-Llobet para Revista MYS http://matriz.net/mys15/15_24.htm

La historia racista y sexista sobre la ocultación de los efectos de la píldora de Broadly en español https://broadly.vice.com/…/historia-racista-sexista-pildora…

Date unos pocos minutos para ver este interesante video”

 

Anticoncepción hormonal y sumisión femenina, cómo nos quita nuestros Dones

“Lás píldoras anticonceptivas han sido el gran invento del #sistema y han hecho que la mujer se vuelva Hiperproductiva y le sirva al sistema.
.
Que la mujer se olvide completamente de sus ciclos y deje su tiempo en manos del sistema en la rueda de producción, consumo e insatisfacción infinitas.
.
Que pierda la libido y se vuelva insatisfecha e insegura de sí misma, para seguir consumiendo.
.
Que abandone la intuición y la escucha interior para escuchar a otros antes que a sí misma.
.
Que pierda lentamente su bio-ritmo generando desequilibrios en su cuerpo femenino para consumir más medicina.
.
Que comience a temerle a sus cambios cíclicos, o sea a su naturaleza femenina para convencerse de que ser mujer no es normal, entonces siga insatisfecha, entonces siga consumiendo.
.
Las Píldoras, han hecho que la mujer crea , erróneamente, que es responsable y libre de su sexualidad, creando, en verdad, mujeres que no se informan sobre su sexualidad, ni se interesan sobre el verdadero funcionamiento de su cuerpo, fertilidad y reproducción, dejando el poder de sí mismas en la medicalización de sus ciclos reproductivos.
.
Las píldoras han llevado que el peso de la responsabilidad sobre la concepción y anti-concepción recaiga en la mujer, creando parejas y familias desequilibradas en cuanto a responsabilidades de concepción, nacimiento, crianza y educación.
.
Han hecho que la mujer vaya perdiendo su instinto y olfato femenino para dejar de discernir sobre sus relaciones.
.
Han hecho que la mujer crea que durante su menstruación debe seguir trabajando y seguir produciendo, aun cuando duela, aun cuando su naturaleza le está indicando que es tiempo de quietud y de retiro para renovarse.
.
Han hecho que la mujer, una vez más, padezca su propia naturaleza, creyendo que lo natural es un síndrome y acepte medicalizarse.
.
El sistema vive creando y vendiendo imágenes erróneas de mujeres satisfechas con su cuerpo, con su menstruación (mientras no se note y nadie se entere), con su sexualidad, sensualidad, con su maternidad, etc.

Cuando sabemos perfectamente que ni la maternidad, ni la sexualidad ni la percepción de nuestro propio cuerpo es siempre satisfactoria y lineal.
Eso es bien sabido por quienes crean los comerciales y los productos y también por quienes crean las medicinas.
.
¡El miedo y la insatisfacción sobre la propia naturaleza femenina mueve millones!
Las mujeres, somos cíclicas, cambiantes.
Gracias a la menstruación todos estamos en este planeta.
Las hormonas nos vuelven intuitivas.
Las hormonas nos vuelven creativas.
Ser cambiantes nos hace discernir y apreciar la vida en múltiples percepciones para saber elegir lo que mejor nos conviene para nuestra evolución
.
Ninguna mujer merece ni debería consumir píldoras anticonceptivas sin informarse adecuadamente de las consecuencias que esto tiene en su cuerpo.
Eso creo.”
Gracias a Conexión Matriz y El Camino Rubí por compartir sus sentires e investigaciones

Comparte y difunde a hombres y mujeres, es importante que toda persona lo sepa. La información nos hace libres, pues si elijo conociendo solo una parte, no estoy ejerciendo mi derecho de libertad.

Existen otros métodos respetuosos y saludables para gestionar tu fertilidad, conócelos y elije el más apropiado para ti.

 

 

 

Bienestar Femenino, Energía Femenina, Fertilidad, Mujer Cíclica, Mujer y salud, sabiduría ancestral femenina, Sabiduría Menstrual, sanación útero

Masaje de Útero, técnica Ancestral Maya

arvigo-techniques-of-maya-abdominal-therapy-1

 

El masaje de útero, lo aprendí cuando viví en América Latina, es un Masaje Ancestral Maya, conservado hasta nuestros días por parteras y sanadoras tradicionales de este pueblo, conocido allá como sobada.

La sobada abdominal se usa para reposicionar los órganos internos abdominales, así como el útero. Si has leído bien, reposicionar, pues a veces por sobreesfuerzos, una caída, por debilidad de los ligamentos que lo sostienen (debido a  sobre extensión en gestación y/o parto) e incluso por usar tacones, el útero y otros órganos se mueven de su posición original generando malestares físicos, emocionales y energéticos.

También puede haber causado el desplazamiento: lesión en el sacro o coxis, accidentes de tráfico, etc; ejercicio de alto impacto en superficies de cemento, aeróbicos de impacto, etc; levantar y llevar objetos pesados antes o durante la menstruación y demasiado pronto después del parto; el tiempo y la gravedad, cirugías anteriores, debilidad del piso pélvico, contractura crónica en la zona lumbosacra, retención de emociones.

Cuando el útero está fuera de su posición, el flujo sanguíneo y linfático pueden verse afectados y ponen presión al sistema nervioso, debilitando el equilibrio físico de esta área.

Cuando el útero vuelve a su posición original,  la homeostasis se restaura en el área de la pelvis y los órganos circundantes, aliviando los síntomas físicos, energéticos y emocionales, volviendo al equilibrio natural del cuerpo.

El cuerpo continuamente nos comunica si está en armonía o en desarmonía, a continuación detallo algunos síntomas o dolencias a través de los cuales tu cuerpo te avisa que tu útero necesita atención y que por medio de este masaje se pueden aliviar:

  • Ciclos menstruales y ovulación dolorosos y/o irregulares
  • Síndrome premenstrual, depresión con la menstruación
  • Sangrado vaginal anormal
  • Infecciones urinarias, cándida
  • Abortos espontáneos, gestaciones difíciles
  • Esterilidad
  • Endometriosis, quistes ováricos, fibromas uterinos
  • Perimenopausia, menopausia
  • Dolores de cabeza, migrañas
  • Congestión y dolor pélvico
  • Dolencias del aparato digestivo (colon irritable, reflujo, estreñimiento crónico, indigestión o acidez estomacal crónica, enfermedad de Crohn, gastritis)
  • Dolor en la espalda baja
  • Poca vitalidad, apatía

Tal vez al leer los puntos anteriores hayas identificado alguno que se manifiesta en ti, si es así debes saber que hay algunas restricciones y precauciones para poder aplicarlo, las cuales debes comunicar al solicitar una hora, estas son:

  • Cinco días antes de la menstruación y durante la menstruación
  • Durante el primer trimestre de embarazo
  • Si utilizas un dispositivo intrauterino (DIU)
  • Durante las seis semanas posteriores a un parto vaginal
  • Durante los tres meses posteriores a un parto por cesárea
  •  cuidado en presencia de hernias
  • Inmediatamente después de la cirugía abdominal
  • Infección activa o cáncer presente en el área pélvica, o mientras se someten a quimioterapia
  • Hernia de hiato (se requiere masaje suave)
  • Infección activa y aguda
  • Aneurisma abdominal
  • Diástasis de recto
  • Pesario para el prolapso uterino (quitar antes de la sesión)
  • Cualquier condición de salud grave

El número de sesiones para sentir beneficios varía en cada mujer, a veces hay congestión en la pelvis, haciendo necesario más sesiones para sentir cambios, por lo general recomiendo un mínimo de 4 o 5 sesiones, cada caso se evalúa de forma particular y en vista de la evolución que vaya teniendo. En general cuanto más perseverante se sea en el auto-cuidado, antes se nota la mejoría.

En tratamientos de fertilidad, el masaje de útero se ha usado y se usa con resultados muy favorables, no hay evidencia científica, “sólo” muchas mujeres beneficiadas de esta técnica, en conjunto con alimentación, hierbas y algunos cambios en hábitos de vida; la mayoría logran gestar en un periodo de entre 2 y 6 meses, siendo constante en el tratamiento.

Es importante destacar que casi todas las mujeres pueden recibir este masaje, incluso las que han vivido una histerectomía, gracias a que mejora la circulación sanguínea, el drenaje linfático y disminuye la formación de tejido cicatrizal.

Más allá de lo físico, este Masaje Ancestral libera memorias transgeneracionales y registros de encuentros sexuales, ayuda a volver a tu propio centro y tomar tu poder personal.

 

Bienestar Femenino, Energía Femenina, Fertilidad, Mujer Cíclica, Mujer y salud

Conferencia Gratuita

28423702_332673330561896_8734033489064980085_o

¿Quieres ser Madre y aún no lo has logrado? ¿Deseas prepararte para una Gestación Consciente? El programa Mujer Fértil es para ti.

Abordamos la fertilidad desde una visión holística, abarcando las dimensiones física, psicoemocional, anímico espiritual y energética, con el objetivo de conocer, cuidar y regular tu capacidad creadora y sustentadora de vida.
Para mayor información sobre el programa, te invitamos a la Conferencia el viernes 2 de Marzo a las 19:30.

Plazas limitadas. Reserva llamando al 910276671 / 652628 528 o escribiendo a alchemy@ecoriche.com

 

Más información sobre la conferencia :

https://alchemy.ecoriche.com/programa-mujer-fertil/

https://www.facebook.com/events/341834496221215/

Puedes leer un poco sobre Fertilidad Femenina desde una visión holística en :

Fertilidad Femenina

 

 

 

 

Mujer Cíclica, Mujer y salud, sabiduría ancestral femenina, Sabiduría Menstrual

Flujo vaginal, protege y habla de nuestra salud

25D

El flujo vaginal es un indicador de la salud femenina, a través de su observación constante podemos saber si estamos en periodo fértil (o no), si estamos saludables o hay alguna infección y muchas cosas más.

Las secreciones vaginales se autorregulan de manera perfecta, limpian y protegen nuestra vagina de patógenos externos gracias a su macrobiótica o flora vaginal (la cual está vinculada con la flora bacteriana de todo el organismo, la flora bacteriana es responsable de mantener nuestra salud).

Cuando el pH de la flora vaginal se desequilibra, somos vulnerables a infecciones y otros malestares, en especial si este desequilibrio permanece en el tiempo. ¿Qué altera la flora? *comidas refinados, consumo excesivo de productos de origen animal
* jabones normales e íntimos
* ropa interior sintética, ropa apretada
* uso de toallas higiénicas (compresas), protectores diarios y tampones
* estados anímicos y emocionales
* relaciones sexuales desde la carencia o donde nos pasamos a llevar
….. entre otros hábitos

¿Sabías que todo lo que entra en contacto con tu mucosa vaginal se distribuye rápidamente por todo tu cuerpo? Por ejemplo, cuando te pones una toalla higiénica, compuesta por celulosa, polietileno (uno de los plásticos más comunes), papel siliconado, algodón, poliéster, polipropileno (tela plástica no tejida), pulpa de papel blanqueada y aromatizantes (se utsan más de 100 químicos para crear un aroma). En estos componentes se “esconden”:
* dioxina, disruptor endocrino, debilita sistema inmune, problemas reproductivos, favorece endometriosis,….
* poliacrilato, asociado al síndrome de shock tóxico
* rayón, impide que la piel respire, reteniendo la humedad, provocando el aumento de la transpiración corporal, pudiendo generar heridas en la vagina y un aumento anormal de la flora bacteriana que puede derivar en infecciones vaginales e infecciones urinarias
* asbesto, se sabe que produce mayor sangrado. El ministerio de salud en Chile elaboro el “Manual para la Elaboración de un Plan de Trabajos con Materiales que Contienen Asbesto Friable y no Friable” aquí explican que el mineral puede producir daños irreversibles a la salud, este mineral ha sido catalogado como altamente cancerígeno para el ser humano.

Muchas nos criamos escuchando que cuando menstruamos no debemos hacer mayo (se cortará) ni tocar las plantas (se morirán), como si fuésemos altamente peligrosas portadoras de desastres en ese momento de nuestro ciclo natural. La ginecóloga Enriqueta Barranco junto con Olga Ocón Hernández decidieron analizar la sangre menstrual y se encontró con que esta está llena de químicos externos que está causando en miles de mujeres multiples disfuncionalidades y patologías.

Nuestra sangre menstrual es sagrada, está llena de vida (células madre), el tema es que nos venden muchos productos que nos intoxican, acá las dejo el artículo que habla del estudio.

https://www.playgroundmag.net/noticias/actualidad/menstruacion-quimicos-productos_higiene_0_2009799001.html

Fertilidad, Mujer Cíclica, Mujer y salud, sabiduría ancestral femenina, Sabiduría Menstrual, sanación útero

Fertilidad Femenina

1-5

Cada vez son más las mujeres que están teniendo dificultades para gestar una vida en su vientre, uso la palabra gestar en lugar de embarazo, ya que algo embarazoso es algo vergonzoso, esta idea se aloja en el subconsciente, pudiendo hacer más difícil la gestación ¿¡Quién quiere vivir un situación embarazosa!? Ya hemos sufrido bastantes vergüenzas, abusos y discriminaciones ¡¡¡¡Comencemos a generar cambios desde lo profundo!!!

Llama la atención que vaya en aumento la dificultad para gestar, años atrás un aparato reproductor saludable en conjunto con el despertar hormonal propiciaban el escenario para la gestación, pocas eran las mujeres que no podían concebir. Actualmente muchas mujeres con un aparato reproductor saludable y en edad fértil, no están pudiendo ser madres;  tal vez influya el aire que respiramos (especialmente en las ciudades donde la contaminación sigue en aumento), las tierras de cultivo cada vez con menos nutrientes gracias a la sobre explotación, la calidad de lo que se come (hay una gran diferencia entre nutrirse y llenar el estómago, mucho de lo que se ingiere está lleno de químicos, agrotóxicos etc), el agua que consumimos… En fin nuestro organismo está cada vez más contaminado y emplea mucha energía en desintoxicarse, quedando poca vitalidad para sustentar la vida. Cabe destacar que varias culturas cuando decidían reproducirse, antes de “ponerse en campaña”, hombre y mujer realizaban un proceso de depuración y nutrición.

Culturas ancestrales y algunas contemporáneas, observando la naturaleza vieron la similitud entre la tierra y la mujer, ambas nutridoras y capaces de dar vida; se sobre explota la tierra y sus recursos, se explota el cuerpo (tierra) y los recursos de la mujer: nuestra cultura ha valorado la mujer sacrificada, que se olvida de sí misma siendo esposa y madre servicial anteponiendo las necesidades de su entorno antes que las propias, y se da tanto, una se cuida tan poco, que al final se agota, como la tierra que se somete a cultivos intensivos  quedando yerma.

Puedes pensar “esto lo hacían nuestras madres, nuestras abuelas, hoy somos mujeres modernas”, sí somos mujeres modernas, y muchas además de encargarse de la casa, atender a la pareja y la prole, también sale a trabajar fuera del hogar, así que ahora “tenemos” más que hacer. Te invito a observar todo lo que haces cada día, que lo observes en las mujeres de tu entorno.

Hoy hay muchas mujeres independientes y exitosas laboralmente, algunas de ellas tienen el anhelo de la maternidad y no pueden conseguirlo, ¿por qué ocurre esto? Es posible que en algún lugar de su psiquis se produzca un conflicto entre la mujer independiente-exitosa y la mujer madre. Nos han hecho creer que tenemos que elegir: o eres madre o eres una mujer profesionalmente exitosa, o vives para tu descendencia o te desarrollas personalmente. Después de siglos de sumisión y abandono, ahora que se está logrando recuperar algunos espacios de desarrollo personal femenino, una parte de la mente (en algunas más consciente que en otras) tiene miedo de volver a la sumisión y perder este espacio de independencia logrado.

Hay otros factores que también influyen en la “infertilidad” lo compartiré en otra entrada