Bienestar Femenino, Energía Femenina, Fertilidad, Mujer Cíclica, Mujer y salud, sabiduría ancestral femenina

“La Menopausia es un avance evolutivo del pueblo de las mujeres”

Hoy comparto esta entrevista que realizò Trini de los Angeles a Marianna Garcìa Legar, Doña Loba.

Marianna nos cuenta algunos aspectos que a muchas jamàs nos contaron, ni en el colegio, ni en casa. No me enrollo màs, te dejo la entrevista,  el tiempo que ocupes en leerla, es una gran inversiòn.

– Tú hablas de la energía núbil ¿podrías explicarnos cómo es esta energía?
Núbil es una palabra que deberíamos incorporar a nuestro vocabulario para referirnos a la mujer que ya ha alcanzado la madurez sexual y puede tener hijos, sin tener que definirla necesariamente como “madre” ya que, sean o no madres, todas las mujeres atraviesan esa etapa.

La energía núbil está orientada hacia la reproducción, la cual es su razón de ser. Es la energía que domina la frecuencia vital biológica de toda mujer a partir de su primera menstruación. En esta frecuencia el 80% de su actividad biológica diaria está destinada a madurar un óvulo cada luna. Si ese óvulo no es fecundado será eliminado con la menstruación, que desechará toda esa sustancia que el cuerpo tomó de lo mejor de su propia energía vital acumulada en los riñones, las glándulas, el cerebro y la médula ósea.

El influjo energético núbil está administrado por el poder del ciclo sexual menstrual que, por su naturaleza lunar, es básicamente un influjo inconsciente que escapa al control de la voluntad. Mucho de lo que vivimos como atracción hacia el hombre tiene en realidad que ver con la energía núbil actuando en nosotras para lograr que nuestro cuerpo se reproduzca. En este sentido es interesante recordar a Simone de Beavouir, que define a la mujer núbil como persona “enajenada” de sus propios procesos biológicos reproductivos, los cuales no puede eludir. Como ella nos dice en su libro El Segundo Sexo: … el cuerpo de la mujer es presa de una vida terca y extraña que todos los meses hace y deshace en su interior una cuna; cada mes, una criatura se dispone a nacer y aborta en el derrumbamiento de los rojos encajes; la mujer, como el hombre, es su cuerpo: pero su cuerpo es también algo distinto de ella misma.”

Con o sin hijos todas las mujeres, nos guste o no, vivimos esos años bajo el influjo de la energía núbil que, guiada por el ciclo sexual menstrual y sus alternancias lunares, nos obliga durante más de treinta años a ovular y menstruar cada luna, sufriendo las subidas y bajadas de nuestro estado de ánimo y energía al ritmo que nos marca ese ciclo.

de la mata ovulando
Foto Kimber Beck

La mujer es la única mamífera que ovula cada mes y que, debido a la pérdida del estro o celo, está permanentemente receptiva sexualmente. ¿Cuál es la razón de que la naturaleza haya realizado este cambio en nosotras? Básicamente ocurrió para multiplicar las posibilidades de embarazo de nuestra especie y garantizar su supervivencia, ya que el embarazo y el parto en las humanas son procesos complejos, debido a los cambios que nuestra pelvis experimentó con la bipedestación y al crecimiento cerebral que agrandó el cráneo de nuestros bebés.

Por eso la naturaleza suprimió el celo o estro y puso a las mamíferas humanas en receptividad sexual permanente. Al mismo tiempo, nos vinculó muy profundamente con el ciclo lunar que, al ser más corto que el ciclo solar que domina los ciclos del resto de mamíferas, multiplica las posibilidades de fecundación. Esa es la razón de ser del ciclo sexual menstrual. El hecho de que lleve incluida en su nombre la palabra “sexual” no es casual y tiene muchísimas connotaciones que explican ciertos aspectos de la sexualidad femenina. También hay mucho que reflexionar en el hecho de nuestra permanente disponibilidad sexual, así como de las dimensiones energéticas y espirituales de la sexualidad a las que abrió las puertas este cambio.

Durante los años menstruales todas las hembras humanas, desde las primeras homínidas que se pusieron de pie y comenzaron a menstruar, hasta las mujeres actuales, hemos sustentado la continuidad de la familia humana ofrendado el 85% de nuestra fuerza vital en el altar de la energía núbil. Siendo conscientes de esto, algunas tradiciones indígenas como el pueblo lakota de América del Norte, consideraba a la mujer una guerrera, ya que mes a mes sangra por la vida de la tribu. Y también consideraban el sangrado femenino (tanto el menstrual como el del parto) como un sacrificio ritual, que eximía a la mujer de tener que participar en otros ritos sacrificiales como la Danza del Sol.

Antiguamente la menopausia era considerada una bendición por las mujeres. Nuestras bisabuelas y tatarabuelas tenían clarísimo que la desaparición del riesgo de embarazo y de la menstruación era un acontecimiento feliz. Ellas daban la bienvenida con alivio y alegría a esa liberación del mandato de la energía núbil, con todo el desgaste y zarandeo físico y emocional que conllevan sus ritmos lunares.

También es importante tener presente que nuestro cuerpo está diseñado para experimentar un embarazo cada 3 o 4 años aproximadamente, pero no para ovular 13 veces al año a lo largo de toda nuestra vida fértil. Este es otro tema, que sería largo de explicar en esta entrevista, pero quiero mencionarlo para remarcar la importancia fundamental de los rituales menstruales que ayudan a la mujer a sostener esta época núbil, de profunda entrega femenina. Los trabajos simbólicos de los rituales de ofrenda de la sangre menstrual a la Tierra ayudan a resignificar este período, y ofrecen a la mujer metáforas que pueden sustentarla y que la ayudan a sostener y dar sentido a la constante pérdida de energía que el sacrificio núbil conlleva.

– ¿Por qué te refieres a la menopausia como a un puente?
La menopausia es un tránsito crucial de nuestra vida. Un tiempo que debe ser aprovechado, y que es fácil malgastar si no lo comprendemos adecuadamente. Dura entre 13 y 15 años y, como si fuera un puente, nos lleva de la etapa núbil en la que bajo el influjo lunar ovulamos y podemos tener hijos, a la etapa del climaterio en la que nuestro cuerpo se moverá en una frecuencia que ya nada tendrá que ver con la energía materna y el influjo lunar. Climaterio es una palabra de origen griego que significa escalón o peldaño.

Esa metamorfosis es similar a la de la oruga que se transforma en mariposa, y que, siendo el mismo ser, acaba siendo otro completamente distinto. La oruga es ciega, no tiene órganos sexuales ni reproductores, come hojas y se arrastra. La mariposa puede ver, se reproduce sexualmente, liba néctar y puede volar. Del mismo modo, la mujer núbil va a transformarse en la mujer climatérica, un ser nuevo que, siendo ella misma, será también otra completamente distinta de la que fue. Cuando lleguemos al otro lado del puente, nos estaremos adentrando en el territorio de la sabiduría de la anciana. Eso ocurrirá alrededor de los 62 años, época en la cual la Abuela Margarita, anciana sabia mexicana, dice que las mujeres nos volvemos oro molido.

La menopausia no nos inicia en el camino de la anciana sabia, sino en el territorio de la libertad y el gozo de ser una misma. Algunas mujeres temen hacer su iniciación a la menopausia porque creen que las va a envejecer, cuando en realidad las va a ayuda a tomar consciencia de cómo aprovechar el tiempo de vigor que aún les queda por delante. Por eso, cuanto antes haga una mujer su iniciación a la menopausia, mejor será para ella.

– ¿Qué puede aprovechar una mujer su menopausia?
Menopausia significa exactamente “última menstruación”, y es importante recordarlo para entender que la menopausia es al climaterio, lo que la primera menstruación es a la adolescencia. La primera y la última sangre son dos hitos puntuales similares, que nos informan de que el proceso de metamorfosis que se estaba gestando en nuestro cuerpo ya ha avanzado lo suficiente como para poder manifestarse exteriormente, indicándonos que ya no hay vuelta atrás. La metamorfosis ha comenzado, y su evolución será ineludible durante los próximos 13 años.

A la púber se la denomina adolescente porque, durante su metamorfosis, adolece de identidad propia. Ya no es una niña, pero aún no es una mujer. Está atravesando el puente entre la infancia y la madurez sexual completa de la mujer en la que se transformará. La mujer que experimenta su última sangre vive una realidad análoga. Durante esos años, muchas veces se encontrará adoleciendo de identidad propia. Ya no será la que acostumbraba a ser, pero aún le faltará camino para encarnar la mujer en la que va a transformarse.

La mujer completa su ciclo de madurez sexual con el tránsito de la menopausia, en el que deja de sangrar. A partir de ahora ella contará durante unos años con una ingente cantidad de energía, que se dirigirá por sí sola hacia aquello donde la mujer ponga su foco con la intención de realizarlo. Madre naturaleza nos libera de la atadura de la energía núbil cuando, aunque ya maduras, somos aún jóvenes y aún conservamos un cuerpo vigoroso que puede aprovechar el enorme caudal del poder menopáusico que ahora vamos a recibir.

La menopausia no es una carencia o una enfermedad, es ni más ni menos que un avance evolutivo privilegio del pueblo de las mujeres, y desde esta perspectiva ha de ser celebrada y honrada. En su origen, se cree que la menopausia apareció para que hubiera más mujeres disponibles para cuidar a las criaturas concebidas. Eran una ayuda imprescindible para las madres, en el duro contexto de vida de los pueblos cazadores recolectores. Mujeres que ya no concebían, pero que disponían de la fuerza y la experiencia necesaria para ayudar a las que sí lo hacían. Actualmente, esa necesidad ha perdido vigencia, por eso la mujer del tercer milenio puede utilizar ese tiempo para completarse a sí misma y contribuir con su sabiduría a su comunidad de pertenencia.

Cuando llega la última sangre, la mujer ya casi no madura ovocitos, pero su cuerpo aún podría gestar un bebé. La mujer debe aprovechar esta capacidad de gestación que aún alberga orientándola hacia sí misma, para iniciar su propia gestación y evolucionar hacia un estado de libertad interior y sabiduría que la llevará a experimentar una nueva dimensión de sí misma. Con ese fin el cuerpo ha detenido la capacidad reproductiva y la ha librado del desgaste de la ovulación y la menstruación mensuales, y para eso su fuerza vital ahora es retenida en su interior.

Liberar y recuperar toda esa energía para una misma, en un momento vital en que la mujer es madura, pero aún conserva su vigor, es una experiencia formidable para la mujer iniciada que ha despertado su consciencia, conoce los trabajos que debe realizar en ese momento y asume la responsabilidad de llevarlos a cabo. Por eso, cuando oigo hablar de “maspausa”, como nombre simbólico para resignificar la menopausia, no puedo estar de acuerdo. Mi menopausia fue una época maravillosa en la que pude realizar trabajos ingentes (como traer a España al Consejo de las 13 abuelas indígenas, por ejemplo), ya que dispuse de una enorme energía. En esa época me liberé de la cadena del influjo núbil que nos ata energéticamente al hombre y a las crías, y pude dar lo mejor de mí enfocándome completamente en mi activismo espiritual, gracias a la fuerza que dejar de sangrar me otorgó. A la vez, he sido testigo de este florecimiento femenino menopáusico en todas mis hermanas de camino, así como también lo vi en la menopausia de mi propia madre que, sabiamente, definía la década de la cincuentena como el mejor período de la vida de la mujer.

Por eso creo que no es “maspausa” lo que toca durante la menopausia. Por el contrario, ahora es el momento de bailar un buen mambo, porque aún no eres vieja hermana, y toda esa sangre que ya no sangras, te siembra por dentro creando nueva vida en ti y para ti. Si aprovechas adecuadamente estos años, completas tu iniciación y no te pierdes por el camino; si trabajas en profundidad las enseñanzas que la menopausia trae consigo, tu climaterio promete ser fantástico.

Son enormes las implicaciones de darte cuenta de que ya no necesitas sangrar más… La herida se cerró y ya no sangra más, compañera… Al fin cicatrizó y selló la época de tu servicio a esa energía núbil que, afortunadamente, se marcha definitivamente de tu vida porque AHORA TE TOCA A TI.

En este momento se debe recapitular lo vivido y hacer el duelo por lo que ya no volverá. Soltar lo que ya no corresponde. Completar lo que quedó incompleto o pendiente. Llenar las alforjas con aquello que sí te será útil y partir, para luego quemar las naves con gozo y habitar definitivamente en la Tierra de las que ya no necesitan sangrar.

¿Qué es una iniciación de menopausia?
Nuestra tradición originaria europea pre patriarcal no practicaba ninguna religión, pero se reunía en celebración cíclica al ritmo de las fiestas de la Tierra, cuyo ciclo consideraba sagrado. Siguiendo los ritmos de la naturaleza, nuestros ancestros pudieron observar su analogía con nuestro ciclo vital y sus variaciones a través de las edades de nuestra vida.

Nosotros hemos perdido nuestra tradición originaria y, con esa pérdida, olvidamos la importancia de los ritos de paso iniciáticos de la familia humana, que pueden ayudarnos en el camino de la vida, y que no es casual que sean comunes a todos los pueblos del planeta que han vivido en comunión con la naturaleza. Sin embargo, desde hace ya varias décadas, algunas personas estamos trabajando en su recuperación en la sociedad occidental. En el caso de las mujeres, las iniciaciones más importantes se encuentran en los ritos de paso de la sangre femenina, como bien enseña Myriam Wigutov, maestra de los misterios de la sangre, que señala en su libro La Rueda Púrpura el rito de paso de la menopausia como la culminación de esas iniciaciones.

Comencé a realizar iniciaciones de menopausia en 1999. Pasados todos estos años, el trabajo se ha ido puliendo y mejorando y hemos tenido bellas experiencias, que han sido de gran utilidad para las mujeres participantes.

La iniciación es un proceso de retiro de cuatro días, en los cuales trabajamos en fusión con la naturaleza utilizando la creación de belleza y el arte ceremonial. Con estas herramientas construimos un portal físico y energético que, al atravesarlo, nos ayuda a soltar los lastres que nos atan al pasado y nos enseña a aprovechar las oportunidades de la nueva etapa vital que se abre ante nosotras. Es un espacio para celebrar entre iguales este momento crucial de nuestras vidas. Lo hacemos en un lugar hermoso y de un modo inolvidable que podamos atesorar en nuestra memoria y que nos ayude a enorgullecernos de ser quien somos en este momento vital.

Todo este trabajo, por un lado, resignifica la menopausia, nos recuerda su sentido y la sitúa en un lugar comunal de honor, que derrumba las ideas negativas que la sociedad actual ha creado en torno a ella. Por otro lado, esto se acompaña de un trabajo circular en el cual cada mujer puede hacer su propia recapitulación vital, lo que le permite regresar a su vida cotidiana con un mapa personal de lo que cada una tiene que trabajar para transitar libre de lastres el puente de la menopausia.

Los efectos de una iniciación de menopausia no pueden ser relatados, porque son experiencia y vivencia pura, y las palabras no pueden expresar su belleza y el cambio que produce en nosotras. Es como si nuestro cuerpo y nuestra energía recordaran algo que fue olvidado hace ya cientos, quizá miles de años… y como tenemos gran sed de símbolos y de ritos que puedan sustentar nuestros ciclos vitales, enseguida sentimos que ese espacio y ese tiempo ceremonial que entre todas creamos, es como un hogar al que anhelábamos intensamente retornar y al cual, finalmente, hemos llegado.

 

Marianna es pionera en el trabajo del despertar femenino y la espiritualidad de la Diosa en España, creadora de  Arboleda de Gaia y ha publicado el libro “Rueda de Izpania,  Fiestas de la Tierra y Espiritualidad Matrística en la Península Ibérica”.

Aquì  encontràs informaciòn sobre el trabajo de Marianna.

Me queda un tiempo para iniciar este proceso hacia la plenitud, leo las palabras de Marianna y siento que serà un proceso hermoso.

 

Energía Femenina, Fertilidad, Mujer Cíclica, sabiduría ancestral femenina, Sabiduría Menstrual

Fertilidad Femenina, una mirada energética

arbol mujer

 

 

Este enfoque es mucho más amplio, ahora sólo me voy a centrar en la cualidad receptora del útero (física y energéticamente) y la importancia de liberar, de soltar para poder crear vida.

La forma física del útero es similar a una vasija, un recipiente que recepciona, guarda y contiene, listo para recibir la vida, la luz (energía masculina)  generando y gestando nuevas formas de vida, en todo nivel (descendencia, proyectos, sueños….).

Si en un recipiente comienzas a guardar cosas, llega un momento que se llena y ya no hay lugar para más. Con el útero ocurre algo similar, se recibe tanta información que algunas mujeres,  cuando quieren gestar una vida humana en el vientre, no hay lugar para ello o hay lugar para recibirla pero no para sostenerla.

Puedes estar preguntándote cómo es eso de guardar “cosas” en el útero, te cuento: por un lado el útero tiene una gran cantidad de terminaciones nerviosas, se puede decir que es como un gran cerebro que registra cada sensación, cada pensamiento, cada experiencia.

También es importante la relación del útero con el agua (el útero es un medio acuoso), el agua recepciona y amplifica las vibraciones de lo que percibe, siendo un gran agente comunicador, todo lo que ocurre en el entorno es percibido en el útero; la capacidad de recibir desde el exterior la observamos también en su anatomía, dispuesto de fuera hacía dentro, por donde recibimos y gestamos la vida, en un sentido más amplio, nuestra vida (anhelos, valores, autoconceptos, etc,…)

El útero es la cavidad más espaciosa, donde además de albergar cada experiencia de nuestro entorno, cada experiencia de vida, etc  … Se guarda registro de los encuentros sexuales, de las experiencias de nuestra madre, de nuestro linaje y de todo el linaje femenino, ¿sorprendente no? Al menos para mí lo fue en algún momento.

¿Cómo influyen estos registros? Estas memorias y energías ajenas tomadas sin darnos cuenta, también se alojan en nuestro subconsciente condicionando como percibimos el mundo, como sentimos, pensamos y actuamos, con pensamientos y actitudes automáticas, incorporadas como si fueran propias, identificándonos con ellas, boicoteando nuestro bienestar y/o nuestros anhelos, cuando en realidad esas formas de percepción no son nuestras.

Por ejemplo en la infancia nos inculcan una serie de valores a través de las acciones y comentarios de quienes nos rodean, observamos cuáles son las cualidades por las que una mujer o una buena madre es valorada, una de estas cualidades suele ser la mujer abnegada y sacrificada que prioriza de forma constante a su pareja e hijos, dejándose a ella en último lugar (muchas lo hemos visto en nuestras madres, tías, vecinas, abuelas…) Por otro lado, se inculca la mujer independiente, trabajadora, que se cuida y disfruta, entonces es posible que esta niña al ser adulta y querer ser madre, no lo logre, pues en una parte de su útero y de su psiquis está guardada esta memoria de lo que ha observado y absorbido: si eres madre tu bienestar ya no cuenta, debes olvidarte de tus necesidades y dar todo a tu entorno, entonces inconscientemente la gestación no se produce.

¡Cuántas madres agotadas de mirada opaca hemos visto, cuántas mujeres que su vitalidad está mermada, mermando también su alegría de vivir!!! Entonces es “normal” que nuestra parte instintiva e intuitiva quiera mantener el brillo de la mirada y se niegue a vivir de esa manera. La buena noticia, es que estas memorias se pueden transformar, se puede ser madre y ser una mujer que se cuida y se dedica tiempo a sí misma para su bienestar.

Como decía este es un ejemplo, las memorias que impiden la gestación suelen ser varias, hemos tomado inconscientemente tantas energías y memorias ajenas, aceptándolas como propias, alejándonos de nuestra naturaleza esencial, nuestro poder personal y creativo…..

Llevar la atención al útero, tomando conciencia de sus cualidades, sintiéndolo, encontrándonos con esas memorias, las Alquimizamos, conectando con la vida, la fertilidad, la alegría y abundancia.

Este artículo ha sido publicado en dos revistas de distribución gratuita en Madrid y parte de la Península  Ibérica Revista Energía Vital   (página 24) y Revista Universo Holístico (página 44)

Acá puedes leer más sobre  Fertilidad Femenina

 

Bienestar Femenino, Fertilidad, Mujer Cíclica, Mujer y salud, Sabiduría Menstrual

Anticoncepción hormonal ¿qué sabes de esto?

17142113-nube-palabra-abstracta-para-la-anticoncepción-hormonal-con-etiquetas-y-términos-relacionados

Llegó mi menarquia, pasados unos  meses, como era irregular (algo absolutamente normal aproximadamente durante el primer año- lo cual sé ahora) fui al ginecólogo, e inmediatamente me recetó anticonceptivos. Como buena persona ignorante de mis procesos naturales y confiada al 100% estuve tomándolos muuuuchos años.

Años después, aun tomando anticonceptivos, supe de una chica que había entrado en coma por un trombo, este trombo era efecto secundario de la píldora, esa que nos han vendido como algo maravilloso, pero que no nos informan de los efectos secundarios que pueden generar, esa que nos dan a todas por igual sin tener en cuenta que cada mujer tenemos nuestra particularidad y diferentes necesidades hormonales.

No quería estar expuesta a ese riesgo,  en ese momento dejé de tomar la píldora, y acá estoy 19 años después, disfrutando mi libertad sexual y autonomía (si autonomía porque he dedicado el tiempo a investigar y conocer mi cuerpo para poder elegir), sin descendencia (así lo he elegido) y sin haberme contagiado ETS, Enfermedades de Transmisión sexual. OJO LA ANTICONCEPCION HORMONAL NO PROTEGE ANTE ETS. 

En estos años he podido darme cuenta de que han colonizado y usurpado el cuerpo de la mujer, haciendo de procesos naturales una enfermedad (agradezco ese espacio de mi ser inquieto que busca y rebusca; la curiosidad no me mata, me hace libre y mata la opresión).

Ayer navegando por las redes apareció/encontré (por algo será, todo es causalidad) un par de post con informacion sobre el título de referencia, información que la mayoría de los “profesionales de la salud” no nos cuentan, tal vez ni ellos lo sepan.

Una mirada histórica y científica

“¿Sabías que cuando tomas la píldora no ovulas y que, por tanto, no menstrúas? La píldora no regula el ciclo, pues lo que genera el ciclo menstrual es la ovulación y sin ovulación no hay ni ciclo ni menstruación.

Estudio de investigadores daneses publicado en la American Journal of Psychiatry  explica cómo las usuarias de métodos hormonales anticonceptivos (parche, píldora, anillo, DIU hormonal) tienen el triple de riesgo de suicidio que aquellas que nunca tomaron estos métodos (el riesgo más alto lo tienen las adolescentes)
https://www.medscape.com/viewarticle/888986

La progestina de tu píldora no es progesterona por Lara Briden – The Period Revolutionary https://www.larabriden.com/the-crucial-difference-between-…/

La salud de las mujeres: de la invisibilidad a la medicalización por la Dra. Carme Valls-Llobet para Revista MYS http://matriz.net/mys15/15_24.htm

La historia racista y sexista sobre la ocultación de los efectos de la píldora de Broadly en español https://broadly.vice.com/…/historia-racista-sexista-pildora…

Date unos pocos minutos para ver este interesante video”

 

Anticoncepción hormonal y sumisión femenina, cómo nos quita nuestros Dones

“Lás píldoras anticonceptivas han sido el gran invento del #sistema y han hecho que la mujer se vuelva Hiperproductiva y le sirva al sistema.
.
Que la mujer se olvide completamente de sus ciclos y deje su tiempo en manos del sistema en la rueda de producción, consumo e insatisfacción infinitas.
.
Que pierda la libido y se vuelva insatisfecha e insegura de sí misma, para seguir consumiendo.
.
Que abandone la intuición y la escucha interior para escuchar a otros antes que a sí misma.
.
Que pierda lentamente su bio-ritmo generando desequilibrios en su cuerpo femenino para consumir más medicina.
.
Que comience a temerle a sus cambios cíclicos, o sea a su naturaleza femenina para convencerse de que ser mujer no es normal, entonces siga insatisfecha, entonces siga consumiendo.
.
Las Píldoras, han hecho que la mujer crea , erróneamente, que es responsable y libre de su sexualidad, creando, en verdad, mujeres que no se informan sobre su sexualidad, ni se interesan sobre el verdadero funcionamiento de su cuerpo, fertilidad y reproducción, dejando el poder de sí mismas en la medicalización de sus ciclos reproductivos.
.
Las píldoras han llevado que el peso de la responsabilidad sobre la concepción y anti-concepción recaiga en la mujer, creando parejas y familias desequilibradas en cuanto a responsabilidades de concepción, nacimiento, crianza y educación.
.
Han hecho que la mujer vaya perdiendo su instinto y olfato femenino para dejar de discernir sobre sus relaciones.
.
Han hecho que la mujer crea que durante su menstruación debe seguir trabajando y seguir produciendo, aun cuando duela, aun cuando su naturaleza le está indicando que es tiempo de quietud y de retiro para renovarse.
.
Han hecho que la mujer, una vez más, padezca su propia naturaleza, creyendo que lo natural es un síndrome y acepte medicalizarse.
.
El sistema vive creando y vendiendo imágenes erróneas de mujeres satisfechas con su cuerpo, con su menstruación (mientras no se note y nadie se entere), con su sexualidad, sensualidad, con su maternidad, etc.

Cuando sabemos perfectamente que ni la maternidad, ni la sexualidad ni la percepción de nuestro propio cuerpo es siempre satisfactoria y lineal.
Eso es bien sabido por quienes crean los comerciales y los productos y también por quienes crean las medicinas.
.
¡El miedo y la insatisfacción sobre la propia naturaleza femenina mueve millones!
Las mujeres, somos cíclicas, cambiantes.
Gracias a la menstruación todos estamos en este planeta.
Las hormonas nos vuelven intuitivas.
Las hormonas nos vuelven creativas.
Ser cambiantes nos hace discernir y apreciar la vida en múltiples percepciones para saber elegir lo que mejor nos conviene para nuestra evolución
.
Ninguna mujer merece ni debería consumir píldoras anticonceptivas sin informarse adecuadamente de las consecuencias que esto tiene en su cuerpo.
Eso creo.”
Gracias a Conexión Matriz y El Camino Rubí por compartir sus sentires e investigaciones

Comparte y difunde a hombres y mujeres, es importante que toda persona lo sepa. La información nos hace libres, pues si elijo conociendo solo una parte, no estoy ejerciendo mi derecho de libertad.

Existen otros métodos respetuosos y saludables para gestionar tu fertilidad, conócelos y elije el más apropiado para ti.

 

 

 

Bienestar Femenino, Energía Femenina, Fertilidad, Mujer Cíclica, Mujer y salud, sabiduría ancestral femenina, Sabiduría Menstrual, sanación útero

Programa Mujer Fértil

Mujer-fertil-con fechas

Cada día son más las mujeres que están teniendo dificultades al momento de querer gestar, este programa es para ellas.

Desde una perspectiva holística (teniendo en cuenta a la mujer en todas sus dimensiones: física, emocional, mental, anímico espiritual), tomando como base Sabidurías Ancestrales y Contemporáneas incorporando herramientas interdisciplinarias, en un ambiente íntimo, de confianza, respeto y contención, iniciamos un viaje de conocimiento y cuidado de la fertilidad femenina de manera consciente, haciendo todo lo que está en tu mano para poder gestar.

El programa se desarrolla a lo largo de 9 viernes de 18.30 a 21.30 hs:
20 y 27 de Abril
4, 18 y 26 de Mayo
1,15, 22 y 29 de Junio

Los cupos son limitados, será un grupo reducido logrando de esta manera una experiencia más profunda y efectiva.

Acá están los precios e inscripciones

Bienestar Femenino, Energía Femenina, Fertilidad, Mujer Cíclica, Mujer y salud, sabiduría ancestral femenina, Sabiduría Menstrual, sanación útero

Masaje de Útero, técnica Ancestral Maya

arvigo-techniques-of-maya-abdominal-therapy-1

 

El masaje de útero, lo aprendí cuando viví en América Latina, es un Masaje Ancestral Maya, conservado hasta nuestros días por parteras y sanadoras tradicionales de este pueblo, conocido allá como sobada.

La sobada abdominal se usa para reposicionar los órganos internos abdominales, así como el útero. Si has leído bien, reposicionar, pues a veces por sobreesfuerzos, una caída, por debilidad de los ligamentos que lo sostienen (debido a  sobre extensión en gestación y/o parto) e incluso por usar tacones, el útero y otros órganos se mueven de su posición original generando malestares físicos, emocionales y energéticos.

También puede haber causado el desplazamiento: lesión en el sacro o coxis, accidentes de tráfico, etc; ejercicio de alto impacto en superficies de cemento, aeróbicos de impacto, etc; levantar y llevar objetos pesados antes o durante la menstruación y demasiado pronto después del parto; el tiempo y la gravedad, cirugías anteriores, debilidad del piso pélvico, contractura crónica en la zona lumbosacra, retención de emociones.

Cuando el útero está fuera de su posición, el flujo sanguíneo y linfático pueden verse afectados y ponen presión al sistema nervioso, debilitando el equilibrio físico de esta área.

Cuando el útero vuelve a su posición original,  la homeostasis se restaura en el área de la pelvis y los órganos circundantes, aliviando los síntomas físicos, energéticos y emocionales, volviendo al equilibrio natural del cuerpo.

El cuerpo continuamente nos comunica si está en armonía o en desarmonía, a continuación detallo algunos síntomas o dolencias a través de los cuales tu cuerpo te avisa que tu útero necesita atención y que por medio de este masaje se pueden aliviar:

  • Ciclos menstruales y ovulación dolorosos y/o irregulares
  • Síndrome premenstrual, depresión con la menstruación
  • Sangrado vaginal anormal
  • Infecciones urinarias, cándida
  • Abortos espontáneos, gestaciones difíciles
  • Esterilidad
  • Endometriosis, quistes ováricos, fibromas uterinos
  • Perimenopausia, menopausia
  • Dolores de cabeza, migrañas
  • Congestión y dolor pélvico
  • Dolencias del aparato digestivo (colon irritable, reflujo, estreñimiento crónico, indigestión o acidez estomacal crónica, enfermedad de Crohn, gastritis)
  • Dolor en la espalda baja
  • Poca vitalidad, apatía

Tal vez al leer los puntos anteriores hayas identificado alguno que se manifiesta en ti, si es así debes saber que hay algunas restricciones y precauciones para poder aplicarlo, las cuales debes comunicar al solicitar una hora, estas son:

  • Cinco días antes de la menstruación y durante la menstruación
  • Durante el primer trimestre de embarazo
  • Si utilizas un dispositivo intrauterino (DIU)
  • Durante las seis semanas posteriores a un parto vaginal
  • Durante los tres meses posteriores a un parto por cesárea
  •  cuidado en presencia de hernias
  • Inmediatamente después de la cirugía abdominal
  • Infección activa o cáncer presente en el área pélvica, o mientras se someten a quimioterapia
  • Hernia de hiato (se requiere masaje suave)
  • Infección activa y aguda
  • Aneurisma abdominal
  • Diástasis de recto
  • Pesario para el prolapso uterino (quitar antes de la sesión)
  • Cualquier condición de salud grave

El número de sesiones para sentir beneficios varía en cada mujer, a veces hay congestión en la pelvis, haciendo necesario más sesiones para sentir cambios, por lo general recomiendo un mínimo de 4 o 5 sesiones, cada caso se evalúa de forma particular y en vista de la evolución que vaya teniendo. En general cuanto más perseverante se sea en el auto-cuidado, antes se nota la mejoría.

En tratamientos de fertilidad, el masaje de útero se ha usado y se usa con resultados muy favorables, no hay evidencia científica, “sólo” muchas mujeres beneficiadas de esta técnica, en conjunto con alimentación, hierbas y algunos cambios en hábitos de vida; la mayoría logran gestar en un periodo de entre 2 y 6 meses, siendo constante en el tratamiento.

Es importante destacar que casi todas las mujeres pueden recibir este masaje, incluso las que han vivido una histerectomía, gracias a que mejora la circulación sanguínea, el drenaje linfático y disminuye la formación de tejido cicatrizal.

Más allá de lo físico, este Masaje Ancestral libera memorias transgeneracionales y registros de encuentros sexuales, ayuda a volver a tu propio centro y tomar tu poder personal.

 

Bienestar Femenino, Energía Femenina, Fertilidad, Mujer Cíclica, Mujer y salud

Conferencia Gratuita

28423702_332673330561896_8734033489064980085_o

¿Quieres ser Madre y aún no lo has logrado? ¿Deseas prepararte para una Gestación Consciente? El programa Mujer Fértil es para ti.

Abordamos la fertilidad desde una visión holística, abarcando las dimensiones física, psicoemocional, anímico espiritual y energética, con el objetivo de conocer, cuidar y regular tu capacidad creadora y sustentadora de vida.
Para mayor información sobre el programa, te invitamos a la Conferencia el viernes 2 de Marzo a las 19:30.

Plazas limitadas. Reserva llamando al 910276671 / 652628 528 o escribiendo a alchemy@ecoriche.com

 

Más información sobre la conferencia :

https://alchemy.ecoriche.com/programa-mujer-fertil/

https://www.facebook.com/events/341834496221215/

Puedes leer un poco sobre Fertilidad Femenina desde una visión holística en :

Fertilidad Femenina

 

 

 

 

Bienestar Femenino, Fertilidad, Mujer y salud, Sabiduría Menstrual

COMPRESAS, TAMPONES, PROTECTORES DIARIOS

Muchas mujeres acostumbran a enfrentar su menstruación con el mismo espíritu del producto recién aparecido: de manera rápida y desechable. Manteniéndose alejadas del proceso

“la industrialización de este producto más el trabajo del marketing publicitario hacen que las mujeres no vean otra alternativa a la establecida, es decir, usar toallas higiénicas (compresas) desechables. Por lo demás, ante toda la represión establecida en nuestros cuerpos, nos hacen creer que este producto ayuda a que no nos sintamos sucias y enfermas en esos días”    Pabla Pérez San Martin, escritora, investigadora social y partera tradicional.

Las mujeres tienen la menarquia (primera menstruación) en torno a los 12 años, según un estudio publicado en la revista científica BioMed Research International. Este trabajo apunta que hay algunas variaciones geográficas, la media está entre los 11,96 y  los 12,93 años, aunque las mujeres del sur de Europa tienen su primera regla antes que las mujeres blancas y afroamericanas. En Asia, la media ha bajado de los 13 a los 11,67 años en las últimas décadas. En el trabajo, también se apunta que hay pocos datos de mujeres africanas.

Según un informe del Instituto de la Mujer, dependiente del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, la menopausia llega a las mujeres españolas a los 48 años. Eso significa que pasan unos 36 años menstruando. Entonces 13 menstruaciones anuales durante 36 años, son 468 menstruaciones, supongamos una media de 4 días de duración, tenemos 1872 (algo más de cinco años menstruando)

Es importante resaltar que es difícil encontrar datos sobre este tema, quizás porque aún se considera tabú.

Cada tampón o compresa tarda entre 500 y 800 años en desintegrarse totalmente. Asunto preocupante si se considera que cada mujer utiliza y deshecha más de 10 mil tampones/compresas (t. higiénicas) durante su vida. Se estima que en Chile anualmente una mujer menstruante genera 65 kilos de basura.

En Chile se ha estimado que el gasto anual en toallas higiénicas (compresas) puede superar los 25 mil pesos por persona y producir 65 kilos de basura.

La vagina es la zona más porosa y absorbente del cuerpo, todo lo que entra en contacto con la vagina se absorbe y distribuye por el organismo, lo cual es importante resaltar

¿Sabes que te están/estás metiendo en tu vagina cada vez que menstruas y las posibles consecuencias que puede tener en ti? ¿sabes de qué están hechas toallas higiénicas, tampones etc?

Los componentes de estos productos  varían de una compañía a otra y la mayoría de fabricantes de productos femeninos no dicen cuáles son los ingredientes que sus productos contienen. Y si existe algo de información no se mencionan los subingredientes, por ejemplo, no sabemos de qué están hechas las fragancias de las mallas sanitarias.

De lo poco que nos cuentan, sabemos que los ingredientes conocidos en los tampones son: algodón, rayón, poliéster, polipropileno, polietileno y fibra; en compresas y protectores diarios: pasta de papel blanca, gel absorbente (poliacrilato), polipropileno no tejido y polietileno.

Sabemos que para blanquear tampones, pañales, compresas, etc se usa cloro (lejía) y derivados organoclorados: dioxinas y furanos. Se dice que cada vez son menos las empresas que usan cloro y derivados para el blanqueamiento.

¿Qué son las dioxinas?

Componente generado como subproducto de procesos industriales donde se utiliza cloro:

  • Para la manufactura de herbicidas y pesticidas (conocidos como cancerígenos) que son utilizados en el cultivo del algodón convencional, es decir, no orgánico. (tampones)
  • En el blanqueamiento de la pulpa de papel y el rayón (componente de toallas sanitarias y tampones)

Es importante saber que son liberadas al ambiente en los residuos de la incineración y no solo esta presentes en productos de cuidado femenino, también están presentes en la mayoría de los productos de papel que usamos, como servilletas, papel higiénico, toallas de papel, pañuelos, esponjas desmaquilladoras, pañales….. Utilizamos muchos de estos productos muy cerca de tejidos delicados y aberturas de nuestros cuerpos.

Las dioxinas permanecen en el aire, agua, cadenas alimentarias,  en nuestros cuerpos se almacenan en los tejidos grasos (pueden estar presentes en la leche materna). Las dioxinas son disruptores endocrinos, que afectan al metabolismo rompiendo el estrógeno, la hormona que regula nuestro ciclo menstrual, el crecimiento y la expulsión del endometrio

En un estudio con monos se ha demostrado que las dioxinas aumentan la intensidad y el crecimiento de los tejidos de endometrio, así como promueven la supervivencia del tejido endometrial, hechos íntimamente relacionados a la endometriosis, antaño enfermedad rara, hoy padecida por 5 millones de estadounidenses.

La dioxina no solo es potencialmente cancerígena, sino que además resulta toxica para el sistema inmunológico y puede originar defectos de nacimiento. El contacto continuado con dioxinas y fibras artificiales se relaciona con esterilidad, endometriosis, cáncer cervical, de ovarios y de mama, deficiencias del sistema inmune, inflamación pélvica y SST (síndrome shock tóxico).

“… las mujeres sufren consecuencias de las dioxinas por partida doble, 73 millones de mujeres tiene la menstruación (EEUU) y alimentan una industria que libera toxinas en nuestro aire y ríos. A la vez 73 millones de mujeres igual están acumulando dioxina de forma indirecta en sus propios organismos gracias al uso del tampón” Karen Houppert

Desde mi entendimiento, se puede decir  que es un contaminante orgánico, contaminando el agua, el aire, nuestros alimentos y nuestros cuerpos.

El síndrome de shock tóxico (SST):

  • Es una enfermedad que puede hacerte sentir muy muy mal y muy rápido (mareos, vómitos, fiebre, erupciones, diarrea, confusión, dolor). De 40 casos al año en Reino Unido, 2-3 personas mueren.
  • Es causada por una variación de un tipo de bacterias estafilococos que tenemos generalmente en piel, axilas, nariz, área genital, vagina. A veces estas bacterias “especiales” generan una toxina y el SST se desarrolla.
  • La mitad de los casos, están relacionados con el uso de tampones y compresas, la capacidad de absorción de estos es un factor determinante.
  • El rayón, es la fibra que aumenta la capacidad de absorción en los tampones y compresas, lo que aumenta el tiempo que se pueden usar, aumentando la posibilidad de que la bacteria desarrolle la toxina.

En 1980, 38 mujeres fallecieron por el síndrome de shock toxico (SSTLos científicos descubrieron que los componentes sintéticos súper absorbentes de los tampones eran un caldo de cultivo idóneo para la bacteria staphylococcus aureus, presente en letargo en el 15% de vaginas.

A pesar de esto, no hubo estudios en profundidad sobre los tampones ni homologación de criterios hasta 1990, cuando ya había en EEUU 60.000 mujeres afectadas por SST.

OTROS COMPONENTES PRESENTES EN COMPRESAS, TAMPONES Y SUS ENVASES QUE REPERCUTEN EN LA SALUD

En el revestimiento de compresas, envolturas y aplicaciones de tampones encontramos poliéster (hecho a partir del petróleo, carbón, agua, aire, alcohol y ácido).

Encontramos  polipropileno y polietileno, también proceden del petróleo y generan gases irritantes, están en el revestimiento de toallas y envases.

Los gases emanados por el poliester, polipropileno y polietileno pueden generar irritaciones y erupciones.

El poliacrilato, producido con ácido acrílico y cloro, es de lo que está hecho el gel superabsorvente de las compresas, tiene una “maravillosa” cualidad abrasiva.

El poliéster presente en la ropa interior y en el revestimiento de las toallas higiénicas también parecen tener un efecto en la fertilidad por su electrostática. En los hombres, disminuye la cantidad de esperma y la movilidad de los espermatozoides.

Se sabe que infecciones a las vías urinarias y hongos están relacionados con:

  • El polipropileno y el polietileno del revestimiento de las toallas sanitarias que no permite pasar el aire, lo que aumenta la temperatura y humedad de la zona, generando un ambiente perfecto para el desarrollo y proliferación de bacterias y hongos. Los malos olores, son un indicio de la actividad bacteriana y micótica.
  • El cambio de pH en nuestra vagina, causada por una mezcla entre todos estos y otros ingredientes químicos presentes en los productos de “higiene” femeninos, nos hacen más susceptibles a infecciones.
  • El rayón de los tampones genera pequeños cortes y ulceraciones en las paredes de la vagina, lo que también debilitando y fomentando el posterior desarrollo de posibles infecciones y exposición a ETS (sumado a falta de profiláctico en el acto sexual, aun usándolo al tener pequeñas laceraciones somos más vulnerables a infecciones)

Referencia http//www.toxicshock.com/tssfacts/facs.cfm

http//endometriosis.org/endometriosis

otras que no recuerdo, lo siento.