Bienestar Femenino, Energía Femenina, Fertilidad, Mujer Cíclica, Mujer y salud, sabiduría ancestral femenina, Sabiduría Menstrual, sanación útero

Masaje de Útero, técnica Ancestral Maya

arvigo-techniques-of-maya-abdominal-therapy-1

 

El masaje de útero, lo aprendí cuando viví en América Latina, es un Masaje Ancestral Maya, conservado hasta nuestros días por parteras y sanadoras tradicionales de este pueblo, conocido allá como sobada.

La sobada abdominal se usa para reposicionar los órganos internos abdominales, así como el útero. Si has leído bien, reposicionar, pues a veces por sobreesfuerzos, una caída, por debilidad de los ligamentos que lo sostienen (debido a  sobre extensión en gestación y/o parto) e incluso por usar tacones, el útero y otros órganos se mueven de su posición original generando malestares físicos, emocionales y energéticos.

También puede haber causado el desplazamiento: lesión en el sacro o coxis, accidentes de tráfico, etc; ejercicio de alto impacto en superficies de cemento, aeróbicos de impacto, etc; levantar y llevar objetos pesados antes o durante la menstruación y demasiado pronto después del parto; el tiempo y la gravedad, cirugías anteriores, debilidad del piso pélvico, contractura crónica en la zona lumbosacra, retención de emociones.

Cuando el útero está fuera de su posición, el flujo sanguíneo y linfático pueden verse afectados y ponen presión al sistema nervioso, debilitando el equilibrio físico de esta área.

Cuando el útero vuelve a su posición original,  la homeostasis se restaura en el área de la pelvis y los órganos circundantes, aliviando los síntomas físicos, energéticos y emocionales, volviendo al equilibrio natural del cuerpo.

El cuerpo continuamente nos comunica si está en armonía o en desarmonía, a continuación detallo algunos síntomas o dolencias a través de los cuales tu cuerpo te avisa que tu útero necesita atención y que por medio de este masaje se pueden aliviar:

  • Ciclos menstruales y ovulación dolorosos y/o irregulares
  • Síndrome premenstrual, depresión con la menstruación
  • Sangrado vaginal anormal
  • Infecciones urinarias, cándida
  • Abortos espontáneos, gestaciones difíciles
  • Esterilidad
  • Endometriosis, quistes ováricos, fibromas uterinos
  • Perimenopausia, menopausia
  • Dolores de cabeza, migrañas
  • Congestión y dolor pélvico
  • Dolencias del aparato digestivo (colon irritable, reflujo, estreñimiento crónico, indigestión o acidez estomacal crónica, enfermedad de Crohn, gastritis)
  • Dolor en la espalda baja
  • Poca vitalidad, apatía

Tal vez al leer los puntos anteriores hayas identificado alguno que se manifiesta en ti, si es así debes saber que hay algunas restricciones y precauciones para poder aplicarlo, las cuales debes comunicar al solicitar una hora, estas son:

  • Cinco días antes de la menstruación y durante la menstruación
  • Durante el primer trimestre de embarazo
  • Si utilizas un dispositivo intrauterino (DIU)
  • Durante las seis semanas posteriores a un parto vaginal
  • Durante los tres meses posteriores a un parto por cesárea
  •  cuidado en presencia de hernias
  • Inmediatamente después de la cirugía abdominal
  • Infección activa o cáncer presente en el área pélvica, o mientras se someten a quimioterapia
  • Hernia de hiato (se requiere masaje suave)
  • Infección activa y aguda
  • Aneurisma abdominal
  • Diástasis de recto
  • Pesario para el prolapso uterino (quitar antes de la sesión)
  • Cualquier condición de salud grave

El número de sesiones para sentir beneficios varía en cada mujer, a veces hay congestión en la pelvis, haciendo necesario más sesiones para sentir cambios, por lo general recomiendo un mínimo de 4 o 5 sesiones, cada caso se evalúa de forma particular y en vista de la evolución que vaya teniendo. En general cuanto más perseverante se sea en el auto-cuidado, antes se nota la mejoría.

En tratamientos de fertilidad, el masaje de útero se ha usado y se usa con resultados muy favorables, no hay evidencia científica, “sólo” muchas mujeres beneficiadas de esta técnica, en conjunto con alimentación, hierbas y algunos cambios en hábitos de vida; la mayoría logran gestar en un periodo de entre 2 y 6 meses, siendo constante en el tratamiento.

Es importante destacar que casi todas las mujeres pueden recibir este masaje, incluso las que han vivido una histerectomía, gracias a que mejora la circulación sanguínea, el drenaje linfático y disminuye la formación de tejido cicatrizal.

Más allá de lo físico, este Masaje Ancestral libera memorias transgeneracionales y registros de encuentros sexuales, ayuda a volver a tu propio centro y tomar tu poder personal.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s